11.10.2013 16:18
etiquetas esta nota tiene
  • Geo
aniversario

El Hospital Borda celebra sus 150 años "sin nada que festejar"

El Hospital José Tiburcio Borda, celebró los 150 años de la inauguración de su edificio con distintas actividades pero, según expresaron sus trabajadores, "no tenemos nada que festejar ya que la situación es cada vez peor"

También mencionaron problemas edilicios, falta de nombramiento de personal y carencia de recursos que no son provistos por el gobierno porteño.

"Los funcionarios no se animaron a venir porque sabían que no eran bienvenidos. Éste es un acto de los trabajadores -profesionales y no-, de los pacientes, de sus familias, es decir, de toda la comunidad", señaló a Télam Gabriel Cavia, presidente de la Asociación de Profesionales del Borda.

En un encendido discurso, el médico deslizó la frase que habían acordado en la asamblea de los trabajadores "celebramos los 150 años sin festejar"; antes, se había realizado una misa y la Orquesta de la Policía Federal Argentina había interpretado el Himno Nacional Argentino.

"Por supuesto que los de la Metropolitana no estuvieron invitados", ironizó Cavia, en referencia a la fuerza de seguridad del gobierno porteño que el pasado 26 de abril irrumpió en el hospital para reprimir a trabajadores, pacientes, legisladores y periodistas que intentaban defender la destrucción del edificio donde se realizaban talleres de oficios de carpintería y herrería.

La fachada y las oficinas administrativas del Borda están arregladas: "Intentaron lavarle la cara para este acto, pero les impedimos venir. Supimos que vino a ver cómo había quedado la vicejefa María Eugenia Vidal y enseguida les hicimos llegar el mensaje: `no aparezcan para la foto, no serán bienvenidos`", aseguró Cavia.

Y continuó: "Los funcionarios le dieron prioridad a esto y retardan las obras que deben hacerse en los servicios en donde hay pacientes, obras que son productos del amparo que se inicio en la Justicia y deben cumplirlo".

Como ejemplo de "obras hechas a las apuradas y sin conciencia", desde la Asociación de Profesionales del Borda comentaron que "los split que pusieron para calefaccionar se rompieron en pocos días porque no resistieron el uso intensivo que se da en este lugar donde viven personas las 24 horas".

Otra situación por la que los trabajadores reclamaron es por la presencia de asbesto, un material altamente tóxico, en los escombros que quedaron del edificio demolido por orden del Gobierno de la Ciudad donde funcionaban los talleres mencionados.

En el Borda se encuentran internados alrededor de 700 pacientes, pero más de 3.500 personas cirulan mensualmente entre los consultorios externos y el seguimiento de los externados.

"También tenemos problemas graves en relación al personal que es inferior al necesario -informó Cavia- de hecho cuando se intimó al Gobierno de la Ciudad a contratar más gente lo que hizo fue pasar a planta a trabajadores que ya venían realizando funciones, en lugar de tomar gente nueva".

Finalmente, en el acto aniversario descubrieron una placa del psiquiatra suiza nacionalizado en Argentina Enrique Pichon Riviere, quien durante más de una década trabajó en el Borda y le dio una nueva impronta a toda la salud mental en el país, tomando por primera vez al paciente como un ser con plenos derechos.

El 11 de octubre de 1863, el edificio fue inaugurado como un asilo para usuarios de la salud mental bajo el nombre de “San Buenaventura”, en homenaje al doctor Ventura Bosch , propulsor de la obra y fue recién en octubre de 1949, que el lugar comenzó a denominarse “Hospital Nacional Neuropsiquiátrico de Hombres”.

Dieciocho años más tarde se incluyó el nombre del psiquiatra José Tiburcio Borda. Actualmente la institución se llama "Hospital Psicoasistencial Interdisciplinario José Tiburcio Borda".
 
en el mapa
ver más noticias en el mapa