30/09/2013 Siria

Con ms de dos millones de sirios refugiados, las secuelas de la guerra alcanza a los pases vecinos

Turquía, Líbano, Irak y Jordania son los más afectados. La llegada masiva de sirios les genera pérdidas económicas, encarece los alimentos y aumenta el desempleo.

Organismos de la ONU que se encargan del tema de refugiados, así como los países que reciben a sirios que huyen de la guerra, advirtieron hoy que la situación en Siria y en los campamentos está al borde de una crisis humanitaria.



La situación es tan seria que Turquía reclamó hoy al Consejo de Seguridad de la ONU que adopte una resolución ante el agravamiento de esa crisis, revelando que un tercio de la población ya abandonó sus hogares en Siria.

"Estamos ante el mayor fenómeno de desplazamiento mundial en tres décadas. Más gente se ha desplazado de Siria que de Ruanda durante el genocidio o que durante la limpieza étnica en los Balcanes", declaró hoy el secretario de Estado adjunto de EEUU, William Burns.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) advirtió hoy que tanto Turquía como Irak, pero sobre todo Líbano y Jordania, han llegado al límite de su resistencia frente al incesante flujo de refugiados sirios.

Los refugiados superan los 2,1 millones, una situación que ha alterado su demografía, les genera pérdidas económicas, encarece los alimentos y aumenta el desempleo, sostiene el ACNUR.

El ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, lamentó que la reciente resolución sobre la eliminación de las armas químicas de Siria "haya obviado por completo la crisis humanitaria", en la reunión internacional convocada hoy por el ACNUR.

No obstante, el funcionario aseguró que a pesar de la gran presión socioeconómica que está sufriendo Turquía por la llegada de más de medio millón de refugiados sirios, mantendrá sus fronteras abiertas.

Y recordó que su Gobierno destinó más de 2.000 millones de dólares a cubrir las necesidades básicas de esa población y que, como contribuciones internacional, "apenas recibió 133 millones de dólares, menos del 10 por ciento".

Colapso

La guerra civil cambió el entorno demográfico de Siria y países aledaños, ya que empujó a 7 millones de sirios -una tercera parte de la población- a huir de sus hogares.

"Estamos frente a una crisis que nunca pensamos que podría alcanzar esta amplitud", dijo el ministro de Asuntos Sociales del Líbano, Wael Abou Faour, quien reconoció que la llegada de 760.000 sirios por causa del conflicto ha puesto bajo una presión casi insoportable el sistema educativo, de salud y el mercado laboral de su país.

"Observamos también un recrudecimiento de la violencia y de la prostitución en todas las ciudades", declaró.

En total, aclaró el ministro, la población siria en Líbano llega a 1,3 millones de personas, considerando a aquellos que vivían en este país antes del estallido del conflicto, lo que representa una cuarta parte de la población.

En ese sentido, el alto comisionado para los Refugiados, Antonio Guterres, pidió a los países que no subestimen lo que esas cifras significan para un pequeño país como Líbano y que piensen que, proporcionalmente, sería como si el Reino Unido tuviese 11 millones de refugiados; Alemania, 15 millones, o Estados Unidos, 58 millones.

Según Faour, hasta el sistema penitenciario libanés está bajo presión por el ingreso de unos 1.100 refugiados sirios, mientras que el inicio del año escolar tuvo que ser aplazado porque el Estado no tiene la capacidad de acoger a todos los alumnos inscritos.

Una situación parecida describió el ministro de Exteriores de Jordania, Nasser Judeh, quien dijo que el campo de refugiados de Zaatari, donde viven 125.000 sirios, se convirtió "en la cuarta mayor ciudad" de su país.

Los refugiados sirios en Jordania totalizan los 600.000, lo que supone un 10 por ciento de la población. "La presión aumenta y la competición (entre jordanos y sirios) por el espacio, los recursos y las oportunidades de empleo aumentan más y más", declaró el funcionario.

En tanto, Irak anunció su intención de abrir cinco campos de refugiados adicionales para responder a la masiva entrada de sirios, particularmente durante agosto, con lo que estos emplazamientos aumentarían a siete.

Un cuarto de millón de refugiados sirios se encuentran en Irak, prácticamente todos (el 97 por ciento) en Kurdistán, la región autónoma en el norte del país. Sin embargo, el ministro iraquí de Asuntos Exteriores, Hoshyar Zebari, dijo que se teme que hasta fin de año se puede llegar a la cifra de 350.000 refugiados.