20/09/2013 caso Grassi

El psiquiatra que atendi a las vctimas relat las secuelas que padecen hoy los jvenes

El psiquiatra que atendió a dos adolescentes que denunciaron haber sido abusados por el cura Julio César Grassi, Enrique Stola, detalló las secuelas que padecen y las dificultades para llevar una vida normal.

Stola atendió a Gabriel y Ezequiel, los dos menores de edad que denunciaron al cura por abuso sexual.

"Tanto Gabriel como Ezequiel son pibes completamente marginados, sin absolutamente nada en el mundo", dijo Stola y recordó que Gabriel tenía 17 años cuando fue abusado por Grassi y Ezequiel 11.

El psquiatra contó a Radio Provincia que “Gabriel, que fue el caso por el que fue condenado el cura, sigue ligado al programa de protección de testigos, sufrió golpes y amenazas de muerte”.

"Tanto Gabriel como Ezequiel son pibes completamente marginados, sin absolutamente nada en el mundo"


Dr. Enrique Stola, psiquiatra
"Todos los testigos del caso Grassi han sufrido algo: amenazas de muerte, golpes, en mi caso entraron tres veces a mi casa y (me dieron) una paliza de la que me costó tres años recuperarme”.

“La hemos pasado muy mal con todo el circuito de tránsfugas y delincuentes que están alrededor el cura”, sostuvo.

El especialista dijo que le "sorprende que haya sido condenado, todavía no caigo que la Corte haya llegado a condenarlo cuando ha habido más de 20 abogados de primer nivel (…) personajes nefastos alrededor de este cura que siguen sosteniéndolo y todavía está libre”.

En este marco, el psiquiatra contó cómo es la vida actual de los chicos denunciantes: “En el caso de Ezequiel está en el Gran Buenos Aires, tiene un pequeño trabajo y una mínima red social. Gabriel vive como puede, de changas, no ha podido organizar su vida porque por este tema ha estado muchas veces en situación de protección, casi de preso”.

“Gabriel quería terminar el secundario, juntábamos con otros colegas los libros y a la semana aparecía un grupo a amenazarlo a la escuela gracias a este pedófilo”, denunció.

El psiquiatra afirmó que “lo que sirve es que este pedófilo haya sido condenado, que los chicos se enteren de que los curas pedófilos por más poder que tengan, aunque estén bancados por la Iglesia y el poder económico van a la cárcel".