02/09/2013 ataque "masivo y coordinado"

Un informe francs acusa a Siria de haber usado armas qumicas

Un informe de la inteligencia de Francia difundido hoy afirmó que el gobierno sirio hizo "uso masivo de agentes químicos" en un ataque lanzado el mes pasado, mientras que París ratificó su determinación a participar de una ofensiva internacional contra Siria.

 El informe, hecho público luego de que el primer ministro Jean-Marc Ayrault se reuniera con legisladores y les entregara una copia, dice que "el régimen sirio lanzó un ataque contra suburbios de Damasco controlados por unidades de la oposición, combinando medios convencionales con el uso masivo de agentes químicos".

El documento de nueve páginas, que fue elaborado por el Ejército francés y los servicios secretos externos de Francia, afirma que la inteligencia francesa contabilizó al menos 281 muertos por el ataque del 21 de agosto pasado en la zona de Ghouta Oriental, en el este de Damasco.

No obstante, el texto agrega que otras estimaciones de hasta 1.500 muertos se pueden corresponder con la utilización de una cantidad tan significativa de armas químicas.

"El ataque del 21 de agosto sólo pudo haber sido cometido por el régimen" del presidente sirio, Bashar Al Assad, aseguró el informe, difundido por las páginas web de la Jefatura de Gobierno y la Cancillería francesas.

"Creemos que la oposición siria no tiene la capacidad de cometer una operación de tal magnitud con aramas químicas"


informe de la inteligencia francesa
"Creemos que la oposición siria no tiene la capacidad de cometer una operación de tal magnitud con aramas químicas", agregó el documento.

Una fuente gubernamental citada por el diario Le Figaro afirmó, separadamente, que agentes de inteligencia concluyeron que los cohetes usados en el ataque fueron lanzados desde zonas controladas por el Ejército sirio, que desde hace dos años libra una guerra contrainsurgente que ya dejó más de 100.000 muertos.

El informe es visto como central para los planes del presidente francés, Francois Hollande, de lanzar, junto a Estados Unidos, una ofensiva militar contra Siria para castigarla por el presunto uso de armas químicas.

El presidente estadounidense, Barack Obama, quien también afirma que el gobierno de Al Assad usó armas químicas en el ataque, dijo el fin de semana que ya decidió lanzar una ofensiva contra Siria en represalia por la utilización de gases químicos, pero que antes pedirá autorización al Congreso.

El anuncio de Obama, que efectivamente retrasó unos diez días como mínimo un ataque que parecía inminente, llegó después de que el Parlamento británico rechazara, la semana pasada, la participación del Reino Unido en la campaña militar contra Siria, lo cual complicó los planes de Washington y París.

Luego de su reunión con los principales líderes parlamentarios, el premier Ayrault aseguró que Francia mantiene su intención de "sancionar" al gobierno sirio con una acción "firme y proporcionada" llevada a cabo "por una coalición internacional".

"Este acto no puede quedar sin una respuesta. No corresponde a Francia actuar sola. El presidente continúa su trabajo de persuasión para conformar una coalición sin demora", señaló el jefe de gobierno del socialista Hollande.

El primer ministro indicó que el ataque a Siria no busca derrocar a Al Assad sino disuadirlo de que vuelva a usar armas químicas.

El informe de inteligencia difundido hoy no convenció a los líderes parlamentarios de la oposición, que exigieron que la acción contra Bashar no se haga sin el respaldo de los diputados.

Para ello, pidieron que se organice una votación tras el pleno extraordinario en el que el próximo miércoles el Ejecutivo explicará a la Asamblea la situación en Siria.

El presidente de Francia está autorizado por la Constitución a lanzar un ataque sin necesidad del visto bueno del Congreso, siempre y cuando la ofensiva dure menos de cuatro meses. 

Ayrault señaló que el ataque a Siria no se someterá a votación el miércoles en la Asamblea Nacional, porque la cuestión no se planteará hasta que no haya una colación internacional.

En ese momento, indicó el primer ministro, será Hollande quien decida si busca el respaldo parlamentario para lanzar el ataque.

El portavoz del principal grupo de la oposición, la conservadora UMP, Christian Jacob, aseguró que Francia "siempre ha afrontado ataques internacionales con el respaldo de la ONU", por lo que consideró "imprescindible" que los diputados den su apoyo a una acción que no tiene el aval de Naciones Unidas.

Una serie de sondeos revelados en los últimos días mostró que una mayoría de los franceses se oponen a una acción militar contra Siria.