29/08/2013 intervencin militar

EEUU desliz que podra atacar a Siria sin la ONU ni sus aliados

Ante la derrota sufrida por su socio británico para conseguir una autorización en su Parlamento y la parálisis del Consejo de Seguridad de la ONU, el gobierno de Estados Unidos dejó entrever que podría atacar de manera unilateral a Siria.

"Nosotros tomamos nuestras propias decisiones según nuestros propios tiempos", aclaró a la prensa la vocera del Departamento de Estado, Marie Harf, y luego su par en la Casa Blanca, Josh Earnest, agregó que "la principal responsabilidad del presidente (Barack Obama) es con el pueblo estadounidense".

Earnest destacó que, mientras Obama valora a las Naciones Unidas y a sus aliados más cercanos, su "principal responsabilidad" es con la seguridad nacional de su país, que como varias veces alertó estaría amenazada por la escalada de violencia en Siria.

"Cuando el presidente alcance una decisión sobre la respuesta apropiada (al presunto uso de armas químicas en Siria) y haga falta una justificación legal para sustanciar o respaldar esta decisión, elaboraremos una por nuestra cuenta", añadió el vocero.

En una entrevista con la televisión pública PBS, el mandatario norteamericano había explicado ayer que no tiene interés "en un conflicto con final abierto en Siria" o "una repetición de Irak" y que, si opta finalmente por un ataque, será "limitado".

Este es el mensaje que el mandatario comunicó hoy a través de llamadas telefónicas y reuniones a aliados y opositores en un esfuerzo por alcanzar un consenso interno en Washington que acepte y acompañe un eventual ataque unilateral contra el gobierno sirio de Bashar Al Assad.

El propio Obama llamó hoy por teléfono al presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, para explicarle los argumentos a favor de una intervención militar contra Siria, luego que el legislador opositor publicara una carta con una docena de preguntas sobre un eventual ataque al país árabe.

Según el vocero de Boehner, las explicaciones del mandatario estadounidense no convencieron al líder opositor.

"Sólo el presidente puede contestar estas preguntas, y está claro que se necesita más diálogo y consultas con el Congreso, al igual que más comunicación con el público estadounidense", informó a la prensa Brendan Buck.

Otro congresista que expresó hoy su inconformidad con los planes bélicos de la Casa Blanca fue Adam Smith, un veterano legislador demócrata, miembro de la Comisión de Asuntos de Defensa de la Cámara Baja.

"Simplemente golpeando con fuerza militar y con el título de que `hicimos algo` no aseguraremos nuestros intereses en Siria", advirtió Smith en un comunicado difundido por su oficina.

Obama no tiene asegurado un apoyo mayoritario del Congreso, por eso hoy envió a funcionarios del más alto nivel a convencer a los legisladores.

La asesora de seguridad nacional, Susan Rice; el jefe de todas las agencias de inteligencia, James Clapper: el secretario de Estado, John Kerry; el secretario de Defensa, Chuck Hagel; y el vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, el almirante James Winnefeld; fueron los encargados de hacer la presentación formal.

El eje de la presentación fue el informe clasificado de inteligencia que, según la Casa Blanca, demostraría la responsabilidad del gobierno sirio de Al Assad en el presunto ataque químico el 21 de agosto pasado en las afueras de Damasco, que según la oposición siria dejó unos 1.500 muertos.

Sin embargo, horas antes de la presentación de los funcionarios en el Congreso, ese mismo informe de inteligencia había sido cuestionado por el diario The New York Times.

El matutino afirmó que las "pruebas" sobre la "masacre" en las afueras de Damasco son "innegables" por los testimonios de las víctimas y por la declaración de una "respetada" organización no gubernamental internacional, en referencia a Médicos Sin Frontera (MSF).

Sin embargo, el diario dijo que las "pruebas" que Estados Unidos dice tener y que se prepara a difundir -en base a conclusiones de sus servicios de inteligencia- no son "sólidas".

Las conclusiones de la inteligencia no citan comunicaciones entre mandos militares sirios interceptadas por el espionaje norteamericano aunque sí se amparan en conversaciones de este tipo para descartar que el ataque fuera obra de una unidad militar del gobierno sirio que actuó por su cuenta incumpliendo órdenes.

The New York Times citó a fuentes gubernamentales que destacaron que conversaciones telefónicas de mandos sirios interceptadas el mismo miércoles del ataque prueban que el bombardeo con armas químicas no fue obra de una unidad descontrolada.
etiquetas