15/08/2013 masacre en Egipto

Los muertos por la represin en Egipto suman 525 y el estado de emergencia augura ms violencia

Hay además 3.717 heridos por la represión contra los seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi. El gobierno argentino condenó "la brutal represión".

El portavoz del Ministerio de Sanidad, Mohamed Fath-Allah, informó a la televisión egipcia que el mayor número de fallecidos en El Cairo se registró en el campamento de los islamistas en la plaza Rabaa al Adaweya, donde murieron 202 personas.



Fath-Allah no dio cifras de víctimas en otros lugares, aunque destacó que el número de muertos en el resto de provincias se mantiene casi igual, y que el aumento se debe a que se han contado más fallecidos en El Cairo, informó la agencia de noticias EFE.

En la citada plaza, de acuerdo a testimonios recogidos en el lugar por las cadenas televisivas Telesur y CNN, las fuerzas de seguridad no sólo atacaron con balas de plomo sino que también generaron un monumental incendio -que aún hoy perdura en varios focos- por lo que gran cantidad de víctimas murieron incineradas.

Las autoridades decretaron ayer el estado de emergencia durante un mes y el toque de queda por la noche tras la violencia que se extendió por todo el país.

La sociedad egipcia considera que la ley de emergencia es una reminiscencia del aparato represivo del derrocado dictador Hosni Mubarak, que amparándose en la misma practicaba detenciones arbitrarias y juicios militares contra civiles sin garantía alguna.

Así, con la aplicación de dicha ley, la policía tiene desde ayer la capacidad legal de detener a los ciudadanos sospechosos de ser alborotadores sin necesidad de contar con una orden judicial.

Sin embargo, los Hermanos Musulmanes hicieron llamamientos a sus partidarios para que salieran a las calles de Egipto, lo que degeneró en choques con las fuerzas del orden y opositores al depuesto mandatario.

Otra de las consecuencias de los choques de la víspera se vio en el Alto Egipto, en Minia y Sohag, donde hubo ataques contra al menos tres iglesias de cristianos coptos.

"Simpatizantes de los Hermanos Musulmanes en Alto Egipto iniciaron su cruzada de venganza contra los cristianos coptos", había denunciado ayer en la red social Facebook la organización juvenil cristiana Maspero.

Por tal razón, el primer ministro, Hazem Beblawy, condenó hoy esos hechos y los calificó como "acciones criminales", según informó la agencia estatal de noticias Mena.

El jefe de Gobierno expresó al patriarca de la iglesia ortodoxa copta, Teodoro II, su solidaridad y pésame por los actos de violencia e incendio de iglesias en varias provincias del país.

"La unidad de musulmanes y cristianos es una línea roja y las fuerzas de la oscuridad y el terrorismo no lograrán afectarla o debilitarla", destacó Beblawy.