12/08/2013 Casacin

Vuelven a condenar a Carrera a 15 aos por la masacre de Pompeya

Fernando Carrera, el hombre condenado a 30 años de prisión por la llamada "Masacre de Pompeya", que siempre se declaró inocente y desde el año pasado está excarcelado por un fallo de la Corte Suprema, volvió a ser sentenciado a 15 años, informaron fuentes policiales.

La Sala III, integrada por los jueces Mariano Borinsky, Liliana Catucci y Ana María Figueroa, consideró a Carrera autor de aquel hecho ocurrido el 25 de enero de 2005 cuando lo baleó la Policía en una persecución en la Capital Federal durante la cual atropelló a varias personas y mató a tres.


El máximo tribunal penal del país lo encontró culpable por "tres  homicidios culposos agravados por haber sido ocasionado por la conducción imprudente de un vehículo automotor y la cantidad de víctimas, lesiones culposas, portación ilegítima de arma de guerra y robo con armas", explicaron las fuentes.

La sala III emitió su fallo luego de que la Corte nacional anuló una condena a 30 años de prisión y ordenó revisar esa sentencia, lo que derivó en la liberación del procesado y en la nueva decisión conocida hoy en los tribunales federales de Retiro.

En una votación de dos a uno, la Sala aplicó 15 años a Carrera, por lo cual el ahora testigo protegido podría volver a prisión si el fallo queda firme, ya que su defensa presentará un recurso en queja ante la Corte.

Los camaristas Borinsky y Figueroa votaron por condenarlo a 15 años dar por acreditado que cometió el asalto, porque lo consideran reconocido en fotografías por el testigo Héctor Vaira, sobrino de Juan Ignes, víctima del asalto que derivó en la persecución fatal.

Mientras que la jueza Catucci había propuesto condenarlo a 20 años ya que también le atribuyó el delito de "abuso de armas" por los disparos supuestamente que efectuó a los policías cuando chocó con una Renault Kangoo al finalizar la persecución.

Sin embargo, Borinsky y Figueroa votaron que no se pudo probar que Carrera tiró en ese preciso momento pero sí en la persecución previa ya que se le secuestró una pistola 9 milímetros marca Taurus y cuatro vainas servidas dentro de su auto, que se comprobó fueron disparadas por esa arma.

Los camaristas valoraron distintos aspectos de los dichos de Ignes y Vaira, ya que éste último declaró que mientras perseguían a los dos delincuentes armados que huían en un Peugeot 205 blanco con vidrios polarizados, el vehículo se detuvo y el que iba de acompañante "levantó la patente que estaba hacia abajo".

"Lejos de que esa movilidad en la patente pueda tomarse con ligereza, cobra significancia como detalle de identificación del coche conducido por Carrera. Ni más ni menos porque se comprobó la existencia de esa patente retráctil, en el auto por él manejado", señaló Catucci.

Los jueces también pusieron en duda que -ya herido de bala por la Policía- Carrera haya perdido la conciencia y así terminó por atropellar a las víctimas inocentes.

A esta conclusión llegaron porque Carrera realizó varias maniobras en el trayecto hasta el lugar donde atropelló y mató a un niño de seis años, su madre y otra mujer, como un cambio de carril y un giro, explicaron las fuentes.

"Ninguna pericia realizada durante todo el procedimiento, ni ninguno de los peritos que las realizaron y declararon durante la audiencia de debate pudieron afirmar que Carrera obró sin voluntad", expresó Figueroa.

Sin embargo, la Cámara consideró que Carrera no tuvo intención de matar sino que atropelló cuando buscaba huir de la Policía, por lo que calificó ese accionar como "culposo".

En el fallo se ponderó, además, que Carrera "no pudo acreditar" la identidad de la personas con la cual supuestamente iba ese día a encontrarse cerca del lugar de los hechos, algo que argumentó al negar haber sido el autor de los robos previos a la persecución policial.

También se remarcó que en una primera declaración indagatoria no negó ser el dueño de un arma aparecida en su vehículo y lo hizo en una ampliación de esa indagatoria.

Carrera estuvo siete años preso y siempre se proclamó inocente, hasta que la película "Rati horror show", del director Enrique Piñeyro, denunció irregularidades en la causa y la Corte ordenó revisar el fallo de un tribunal oral que había sido confirmado por la Cámara Federal de Casación.

Piñeyro insistió esta noche en que la causa fue "armada" por efectivos de la comisaría 34 y anunció que denunciará a jueces que condenaron a Carrera por la manipulación de la prueba.

Federico Ravina, quien junto a Rocío Rodríguez López es defensor de Carrera, afirmó que hará "todo lo posible para que Fernando no vuelva a estar preso" y dijo que espera que "éste sea el último fallo corporativo de la Justicia".