29/07/2013 base militar de Fort Meade

El soldado estadounidense acusado de filtrar documentos a Wikileaks conocer su veredicto este martes

La jueza que preside la corte marcial en el caso contra el soldado estadounidense Bradley Manning, acusado de haber filtrado miles de documentos clasificados a la organización WikiLeaks, anunció que este martes leerá su veredicto sobre la culpabilidad o inocencia del militar.


La coronel Denise Lind informó que leerá el veredicto contra Manning por los cargos de espionaje y ayuda al enemigo, así como por otra veintena de cargos menores, en los tribunales de la base militar de Fort Meade, a las afueras de Baltimore, Maryland, a las  13 (las 14 en la Argentina).

Sólo el cargo de ayuda al enemigo podría costarle una cadena perpetua al joven de 25 años, ya que se enmarca dentro de la Ley de Espionaje estadounidense.

En el alegato final de la defensa, el ex analista de inteligencia del Ejército aceptó declararse culpable de la mitad de los cargos que se le imputan, que coinciden con los menos graves y que estarían penados con hasta 20 años de prisión efectiva.

Manning, en cambio, se declaró inocente frente al cargo de ayuda al enemigo, ya que sostuvo que su objetivo era simplemente denunciar violaciones a los derechos humanos cometidas por su gobierno, especialmente en Afganistán e Irak.

La acusación, por su parte, sostuvo que los documentos secretos filtrados por Manning y luego publicados por WikiLeaks fueron utilizados más tarde por organizaciones "enemigas", como Al Qaeda, para adaptar y mejorar sus estrategias de lucha contra Washington.

Mañana se conocerá la decisión de la jueza militar sobre cada uno de los 21 cargos, pero no la sentencia definitiva.

En el caso que la jueza Lind lo declare culpable, las penas de prisión por cada uno de los cargos por los que sea condenado serán anunciadas hacia mediados del mes próximo, tras una nueva fase del proceso en la que serán llamados a declarar más testigos, informó la agencia de noticias DPA.

Lind, una jueza militar de 53 años, comenzó a deliberar el viernes pasado, después que la defensa y la acusación concluyeran sus alegatos finales, tras siete semanas de audiencias, muchas de ellas a puertas cerradas y sin la presencia de la prensa.

A lo largo del proceso, Manning admitió haber filtrado grandes cantidades de documentos clasificados a la organización WikiLeaks, liderada por el australiano Julian Assange, hoy asilado en la embajada ecuatoriana en Londres.

La organización Wikileaks entregó en 2010 a los principales diarios del mundos los documentos robados por Manning, en lo que constituyó la mayor filtración de documentos secretos de la historia estadounidense.

Los documentos revelaron crímenes en las guerras en Afganistán e Irak, y escenas concretas de lobby, presión y negociación tras bambalinas de las embajadas estadounidenses en todo el mundo.

Desde Londres, de hecho, Assange afirmó hoy a la cadena CNN que un veredicto de culpabilidad contra Manning por el cargo de ayudar al enemigo "sentaría un precedente" que podría "acabar" con el periodismo investigativo en Estados Unidos.

"Si das información a un periodista y la pública, entonces cualquiera en el mundo puede leerlo. Y el ejército estadounidense está diciendo que eso significa que puedes ayudar al enemigo, porque Al Qaeda podría leerlo", explicó el hacker australiano, que denuncia una campaña de Estados Unidos en su contra.

"Este es el ataque más serio del gobierno en su guerra contra el periodismo de investigación", sostuvo Assange sobre la administración del presidente demócrata Barack Obama.

"Sería esencialmente el fin del periodismo sobre investigación nacional en Estados Unidos", alertó Assange.

Manning fue arrestado en 2010, cuando tenía apenas 23 años y todavía estaba asignado a las oficinas del Ejército estadounidense en Irak.

Desde entonces, el ex analista de inteligencia militar pasó más de 1.100 días en prisión preventiva.