24/07/2013 en Brasil

Francisco sigue rompiendo el protocolo y sorprende a sus custodios

Esta tarde, mientras se trasladaba en el "papamóvil" descubierto por las calles de Aparecida, el Papa solicitó al chofer que detuviera la marcha del vehículo y se bajó -bajo la lluvia- para acercarse a los fieles que pugnaban por tocarlo y saludarlo.

Por Enviados especiales

Ante el desconcierto de sus custodios, el papa Jorge Bergoglio besó a un niño y saludó a otros peregrinos, también sorprendidos por sus gestos de cercanía.


Más tarde, ya en el aeropuerto de la ciudad Sao José dos Campos -cercana a Aparecida- donde abordó el avión de la Fuerza Aérea que lo traerá de regreso a Río, Francisco caminó unos metros y se acercó al perímetro alambrado, para estrechar las manos de los fieles.