21/07/2013 Francia

La polica no logr evitar otra noche de violencia en un suburbio parisino

El importante operativo policial desplegado en el suburbio parisino de Trappes (oeste) no fue suficiente para evitar una nueva noche de enfrentamientos entre jóvenes y policías, en reclamo por la liberación de un detenido que se habría resistido a la interpelación policial de su mujer por portar una burka.

Por Corresponsal

 
A pesar del imponente operativo, que incluye a más de 200 policías antidisturbios con camiones, motos y un helicóptero, unas 50 personas se enfrentaron anoche con los efectivos, incendiando basura, mobiliario urbano y algunos autos, según da cuenta el canal privado de noticias BFM TV.

Asimismo, BFM TV sostiene que se produjeron incidentes en la comuna vecina de Elancourt.

Mediante un comunicado, el ministro del Interior socialista, Manuel Valls, anunció esta mañana que “teniendo en cuenta los incidentes de esta noche en el que cuatro personas fueron detenidas y una veintena de autos incendiados en Trappes y Elancourt, un dispositivo de seguridad consecuente será mantenido hasta que regrese la calma de manera estable”.

En total seis hombres fueron arrestados, pero sólo cuatro de ellos, jóvenes de 18 a 24 años, quedaron detenidos y deberán enfrentar a un juez mañana lunes al mediodía, según fuentes judiciales.

Los otros dos fueron liberados, uno por falta de mérito y el otro quedó libre pero bajo control judicial y deberá declarar ante la justicia en septiembre.

En su comunicado, el ministro Valls no evoca las circunstancias de la revuelta a pesar de las divergentes versiones de los implicados.

Entretanto, el semanario Le Point alerta sobre la posibilidad de "un efecto contagio” en los suburbios lindantes que “podría emular a la revuelta de 2005”, cuando los suburbios de las principales ciudades francesas protagonizaron una feroz rebelión de tres semanas luego de un caso de violencia policial.

El conservador Le Point, estima que un “condimento no menor” tiene lugar esta vez y que “podría enardecer aún más los ánimos”, en referencia al desarrollo del Ramadán (mes de ayuno de los musulmanes).

En la noche del viernes al sábado, Trappes, comuna de 30.000 habitantes que forma parte del suburbio Yvelines, 31 km. al oeste de París, vivió una noche de guerrilla urbana luego de que unas 200 personas atacaron la comisaría principal a pedradas y se enfrentaron con la policía.

Un joven resultó herido de gravedad el viernes en uno de sus ojos al recibir un disparo de flash-ball (que lanza decenas de balas de goma en cada disparo), según la radio Europe 1, mientras que otras cuatro personas sufrieron heridas leves.

La manifestación nocturna del viernes en solidaridad con el detenido fue convocada por las redes sociales, luego de que un video filmado por un testigo mostrara como era arrastrado violentamente por varios policías.

La policía sostiene que el marido de la joven fue detenido por "rebelión" y por "agresión a un oficial de policía".

Sin embargo, la versión de la familia implicada difiere notoriamente con la de la policía.

En su página web, el colectivo contra la islamofobia y el sitio de internet Al-kanz publicaron un correo donde la joven interpelada por la policía en Trappes da su versión de los hechos.

"Nos insultaron, nos gritaron como perros", denunció sin revelar su identidad.

"Sufrí una injusticia por parte de la policía, al verlos retiré mi velo para cooperar como de costumbre, pero empujaron a mi madre y a mí me atraparon del cuello. Cuando miré a mi marido lo estaban esposando en el suelo mientras le daban golpes", agregó.

El joven detenido, de 21 años, francés convertido al Islam, fue liberado ayer por la tarde bajo control judicial y será convocado en los próximos días para declarar ante la justicia.

Las dos noches de violencia en el suburbio del oeste parisino vuelven a traer al centro del debate la prohibición de portar burka o niqab en el espacio público.

El velo integral o niqab, que cubre la cabeza pero deja un espacio libre a la altura de los ojos, y la burka, tradicional en Afganistán pero casi inexistente en Francia, que cubre de la cabeza a los pies y disimula los ojos detrás de una parte de la vestimenta, fueron prohibidas por ley a partir de abril 2011.

Asimismo, en 2004 Francia prohibió la ostentación de signos religiosos como el velo musulmán que cubre el cabello, las grandes cruces o rosarios católicos o la estrella de David judía. 
etiquetas