13/07/2013 Vila Martelli

Estudiantes jujeos, primeros visitantes de Tecnpolis 2013

Más de setenta niñas y niños jujeños se convirtieron en los primeros visitantes de la tercera edición de la muestra de arte, ciencia y tecnología que fue inaugurada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.



Los niños son oriundos de la localidad jujeña de Loma Blanca, úbicada a 4.200 metros sobre el nivel del mar, y asisten a la escuela-albergue Nº 366 de esa comunidad.

Cristina los había invitado a participar de la inauguración de la edición 2013 de Tecnópolis durante una teleconferencia en la que se anunció la entrega de equipamiento electrónico y acceso a Internet para esa escuela.

La Presidenta ingresó al auditorio llevando de la mano a los chicos y luego de su discurso reabrió el acto para que uno de ellos recitara el poema "no te rías de un colla" de Fortunato Ramos, y otro cantara una canción ante los miles de participantes de la inauguración de Tecnópolis.

Los estudiantes jujeños también trajeron flores para la presidenta, además de dibujos y notas que le fueron entregando sobre el escenario mientras Cristina los saludaba uno por uno, se sacaba fotos con ellos y le pedía al público que todavía estaba en el auditorio que los aliente.

Nahuel Quispe tiene diez años y es uno de los estudiantes de la escuelita de Loma Blanca, él le dijo a Télam que "lo más lindo que vi son los aviones, y también los dinosaurios que parecen de verdad".

"No pensé que esto era tan grande ni que había tantas cosas, allá por donde vivimos no hay de esto, quiero volver rápido para contarle todo a mi hermanito chiquito que no pudo venir", agregó.

La directora de la escuelita, María del Valle, explicó a Télam que "Loma Blanca esta a 4.200 metros de altura y a la escuelita asisten chicos desde 3 años hasta los 14".

"La escuela es un albergue donde los chicos pasan toda la semana, desde el domingo a la noche hasta el viernes a la tarde", agregó.

María contó que "los chicos están totalmente asombrados, allá no hay tanta electricidad y nomás de entrar acá se quedaron con la boca abierta sólo de ver luces de colores".

"Loma Blanca debe tener 120 habitantes en la parte más poblada, y de golpe entrar acá y ver a miles de personas y tantos vehículos distintos en la calle también los dejó fascinados", señaló.

"Estas son vivencias que no se van a olvidar más, y que se van a llevar a Jujuy y compartir con sus familias", concluyó la docente.