09/07/2013 entrevista a Mounir Abdel Nour

"No habrá una guerra civil en Egipto, nosotros no somos Siria”

El ex ministro y dirigente laico negó que en Egipto haya habido un golpe de Estado. Acusó a Estados Unidos y Europa de "lamer las botas de los islamistas" .

Por Hernán Campaniello

El ex ministro y dirigente laico egipcio Mounir Abdel Nour negó hoy que en Egipto haya habido un golpe de Estado y acusó a Estados Unidos y Europa de "lamer las botas de los islamistas" Hermanos Musulmanes.



El cristiano (copto) Nour, una de las 23 personalidades que integran el Frente de Salvacion Nacional -que impulsó el derrocamiento del presidente Mohamed Mursi, de los Hermanos Musulamanes- agregó que llegó el momento de dar más lugar a los jóvenes en la vida política e institucional del país.

“Ni Europa ni Estados Unidos conocen nuestro país, todavía le siguen lamiendo las botas a los islamistas. Si tanto los quieren que se los lleven para sus países. No tienen que meterse”, lanzó con una sonrisa desafiante durante una entrevista con Télam en su casa de El Cairo.

“Ya tuvimos suficiente con las presiones que siempre ejercieron, no queremos que nos sigan molestando, no entienden nada. Egipto no es Arabia Saudita o Libia, nosotros siempre estuvimos abiertos al mundo”, espetó vehementemente el ex diputado, ministro de Turismo y una de las principales figuras políticas de la minoría copta.

“Lo que pasa en Egipto es un problema egipcio y nuestra intención es que permanezca dentro de nuestras fronteras. Conocemos mejor los intereses de Egipto que nuestros aliados internacionales. Los consultaremos cuando sea preciso”, remarcó el político de 67 años.

Nour, uno de los más dirigentes que están participando de las negociadores para formar un gobierno de transición hasta las elecciones, previstas para el año próximo, brindó detalles de cómo se reúnen los 23 representantes de partidos políticos, movimientos y facciones para definir la nueva administración interina.

“Las discusiones avanzan, no es fácil, hay que encontrar equilibrios conciliando las diferencias. La idea es evitar que alguien vete a un candidato, decidir lo más rápido posible e intentar que ningún partido se vaya dando un portazo“, explicó.

Nour es el secretario general del partido liberal y laico Wafd, fue ministro de Turismo entre el 22 de febrero de 2011 hasta el 2 de agosto de 2012, cuando renunció al asumir el poder los Hermanos Musulmanes y negarse a colaborar con el partido de Mursi.

El experimentado político egipcio criticó duramente a los Hermanos Musulmanes y defendió el golpe de Estado del 3 de julio contra el primer presidente electo democráticamente en la historia del país norafricano.

“No se trata de un golpe de Estado”, señaló, aunque por su formación europea reconozca que “esto es difícil de comprender desde la lógica occidental”.

“Su fracaso fue muy fuerte, pero es lógico el rechazo popular al gobierno de Mursi porque los egipcios son religiosos pero no fanáticos, orgullosos de su cultura islámica y árabe pero abiertos a otras culturas y que aspiran al progreso. Mursi quería instalar un califato, volver 13 o 14 siglos para atrás y eso no corresponde con el hambre de nuestro pueblo”, subrayó Nour.

Según el liberal laico, “no habrá una guerra civil en Egipto, nosotros no somos Siria”, respondió con sorna y desautorizando la consulta de Télam. “Eso es otra locura occidental”.

Entre los objetivos para la conformación del nuevo gobierno, Nour afirmó que “es tiempo de darle lugar a la juventud, que debe jugar un rol importante en la política egipcia”

“Nuestro objetivo es poner de pie la economía. Tenemos que recuperar la confianza de los mercados y del mundo para atraer inversiones locales, árabes e internacionales. Cambiar la cara de Egipto para recuperar el turismo, uno de nuestros principales recursos que hemos perdido estos últimos dos años”, detalló.

Los católicos orientales se encuentran bajo la órbita de la Iglesia católica copta, que nuclea principalmente a los católicos de Egipto y Etiopia.

Para Nour, en las tres elecciones que se llevarán a cabo en los próximos meses (legislativas, presidenciales y de consitituyentes), los coptos, que sufrieron numerosas agresiones y asesinatos por parte de los islamistas, votarán a un candidato liberal.