28/06/2013 reportaje

"El folklore tuvo ms exiliados y perseguidos que el rock"

Convencido de que en el país apenas despunta el debate por la cultura tras diez años de políticas públicas, Pedro Patzer, segundo de Marcelo Simón en La Folklórica, plantea que una gran mayoría de argentinos viene "de los trenes", todo un concepto que busca relativizar el tan mentado "venimos de los barcos" del escritor mexicano, Carlos Fuentes.

Por Alba Silva

También dice que el folklore es un camino más en la búsqueda de la Patria Grande, profundizado gracias a los cambios políticos en la región y asegura que los folkloristas fueron duramente perseguidos por la Triple A. Todos sus esfuerzos están destinados a que el público sepa cada vez más de la enorme y profunda riqueza que tiene el país.  "No nos conocemos", remata.

Pedro Patzer, autor de Aguafuertes Provincianas, un recorrido poético por el país de los argentinos
Pedro Patzer, autor de Aguafuertes Provincianas, un recorrido potico por el pas de los argentinos

La presentación del libro "Aguafuertes Provincianas", "un mapa poético" de la Argentina interior editado por Corregidor, es la excusa para la entrevista con Patzer. Él dice que es la resultante de su relación con el director de La Folklórica,  Marcelo Simón: "Son 10 años de charlar con él de vinos. Quiere decir que hace 10 mil botellas que empecé con esto. En esos ríos de vino encontré a los otros, al Salado, al Dulce, al que robaron y tantísimas otras cosas".

¿De qué trata el libro?
El libro son más preguntas que respuestas con esta idea que hablamos tanto, lo de Carlos Fuentes diciendo que "los argentinos venimos de los barcos", omitiendo toda una cultura ancestral y después omitiendo la cultura del tren. Somos hijos de los trenes, es decir que, no sólo venimos de los barcos, sino de una cultura ancestral riquísima. Tonto el que cree que tenemos sólo 500 años. Tenemos la edad de la papa, del maíz...También tenemos el abrazo de la inmigración y de los pueblos que fueron de un lugar al otro del país llevando tonadas, bailes, ritmos, leyendas a esos dioses y a esos muertos.
Se trata de pequeños retratos de la argentinidad profunda. Un recorrido por los nombres del país que implica un reconocimiento a la colonización cultural y ejemplo de eso es Palermo Hollywood, Palermo Soho, pero también tenemos un lugar que se llama El Empachado en Santiago del Estero y en el Sur hay dos pueblos que se llaman Cajón de Ginebra Grande y Cajón de Ginebra Chica.

La radio intenta, como espejo de la cultura, recorrer el camino de la descolonización. Entonces, ¿qué cambió en el aire de la Folklórica? 
Marcelo Simón tiene una idea maravillosa, él dice que todo es folklore. Sin ir más lejos ahora estamos haciendo un homenaje a Spinetta, hacemos que diversos artistas de folklore graben en ritmos folklóricos la obra del Flaco. Creemos que la Argentina de hoy no se puede comprender sin esa obra.

Después de diez años, ¿podemos decir que esa idea del folklore está asentada?
Podemos decir que cada día crece, que se han abierto puertas de mundos que no se comprendían. Antes era 'viva el folklore' y en estos diez años se pudieron unir cosas que antes no estaban. El folklore se ha transformado en una búsqueda de la Patria Grande, no solamente de algo nacionalista como en una época se creyó que era el folklore. Acá hay un diálogo con toda Latinoamérica -siempre lo hubo en realidad-, con Violeta Parra, Victor Jara, (Alfredo) Zitarrosa, pero a partir de esta década con estos cambios geopolíticos creo que hay una conciencia que ha hecho evolucionar mucho a la gente.

"Hay un debate cultural para dar. Si los chicos celebran Halloween, no me opongo. Pero sí me opongo a que en agosto nadie les hable de la Pachamama."


¿Eso en qué lo notan?
Somos un país colonizado culturalmente. Leda Valladares decia "nos trae la cigüeña de París, no el cóndor de los Andes" y eso sigue. En un pequeño porcentaje, los medios masivos de comunicación pasan folklore, pero es poco y comercial. Es cierto que se está dando un gran debate cultural, pero convengamos que es un país culturalmente semicolonial, donde cuesta muchísimo dar esa discusión porque las grandes pautas, los grandes medios, no trabajan con folklore. De todos modos creo que en estos diez años se evolucionó a un debate y se instaló una conciencia.

Fuiste a una mesa debate organizada por la Escuela Éter con representantes de la revista Rolling Stone. ¿Qué pasó ahí?
Conocemos y amamos la tristeza del blues, es hermoso, lo apruebo y me parece muy bien que podamos tener la oportunidad de conocerlo pero ¿cuántas revistas especializadas nos hablan de la vidala y del Chivo Valladares? No soy un nacionalista, no quiero que sólo me hablen del Chivo Valladares y de la vidala, pero tampoco quiero que pibes especializados en música internacional no conozcan quién es el Chivo o Leda Valladares. Me ha pasado, como argentino y latinoamericano, preguntarles a los alumnos "levante la mano quién conoce a Keith Richards", todos; "levante la mano quién me puede decir algo de Leda Valladares", nadie. Entonces tenemos un problema.
El director de la revista se enojó porque cuando empecé a hablar de esto los chicos le empezaron a preguntar ¿y porqué la RS no le dedica una página al folklore? Se hizo el gracioso, el irónico y dijo: "Porque nosotros somos cipayos". Pero lo que estoy planteando no es un antagonismo porque me encanta que esté la RS, pero me parece que hay un montón de cosas que estamos creciendo sin ver y corremos el riesgo de que se olviden.
Se trata de un debate cultural que tenemos que dar porque si los chicos celebran Halloween y lo quieren hacer no me opongo. Pero sí me opongo a que en agosto nadie les hable de la Pachamama. Esto es parte de la dominación, no hace falta un gendarme, no hace falta que nos invadan. Si no nos conocemos, ¿qué vas a defender? Podemos hablar más del río Mississippi que del río Atuel. Podemos hablar de New York y sus artistas pero no sabemos quién es Luis Franco (prolífico poeta y escritor catamarqueño).

En la Argentina asistimos a un proceso de recuperación. ¿Cuánto tiempo se  necesita para darnos por satisfechos?
Sí, lo que pasa es que esa recuperación lleva años. Creo que se ha sembrado la recuperación pero que nos va a llevar muchísimos años, y no sé si habrá voluntad política de los que continúen de seguir con esto.
Por ejemplo, hoy pensaba en Rosas, personaje lleno de contradicciones. ¿Cuántas calles, escuelas, plazas, teatros, conocemos que lleven su nombre? Y está bien, es La Mazorca, era estanciero, pero es el que se enfrentó a Inglaterra y Francia e hizo la batalla de Obligado. Galasso dice que en un momento los manuales de historia argentina omitían esa batalla. ¿Por qué? Porque no se puede discutir que Rosas luchó contra el Imperio. Lo mismo Felipe Varela o Chacho Peñaloza. 
En la presentacion de mi libro, Silvia Barrios cantó y la gente se sentía incómoda. Cantó durante cuatro minutos, la mayoría se reía, se movían en sus asientos. Después algunos me hablaban de incomodidad, pero ¿cómo no te vas a sentir incómodo si nunca escuchaste cantos en wichí? ¿Y por qué? Porque somos hijos de las naves. Entonces, esa incomodidad para mí es la celebración de la cultura. Vino una tonta, una que vivió y estudió en Miami, y me dijo que se aguantó para no reírse. Después vino otro, al que le pareció muy largo y se sintió muy incómodo. Pero a un tercero le encantó y me agradeció. Todo eso tiene que ver con nuestra incomodidad cultural. Pero stá bien que las cosas nos empiecen a incomodar un poquito.

Y ahora, cuando hablamos de folklore, ¿de qué hablamos?
Creo que tenemos que avanzar con la temática, la zamba del veneno que se echa para la soja, la chaya del Famatina. Convengamos que algunos creen que el folklore son tres tipos vestidos con ponchos cantando "viva la patria", pero el folklore ha tenido más exiliados que el rock, más perseguidos por la Triple A. Y esto no es una competencia de quién tuvo más, pero esa visión tan nacionalista por culpa de muchos difusores del folklore no me gusta. O Mercedes Sosa, ¿dónde se tuvo que ir?  Y lo que significa ella para nuestro país. Ella, que nació un 9 de Julio en Tucumán, y Peteco Carabajal, un 25 de Mayo. En realidad los chicos se fascinan. Me pasó en Eter que todos eran rockeros pero terminaron hablando conmigo. Yo me emocioné porque estaba de visitante. Fijate, ir a hablar de estas cosas en la Argentina es ir de visitante. Como cuando vos hablás del mundo indígena, va a ser mejor recibido un irlandés hablando de los duendes o de la fiesta de Saint Patrick. Ahora andá vos a hablar del Pombero y no saben de qué estás hablando. Esto es lo que estamos tratando de discutir en La Folklórica.