25/06/2013 Entre Ros

Cristina: "Ser legislador no es integrar un rejunte para ganar una eleccin"

Así se manifestó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner al participar del acto central por el bicentenario de la fundación de la capital de Entre Ríos, y agregó que los comicios "son un día, pero hay que gestionar los 365 días del año".

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner consideró hoy que "cuando se es legislador se acompaña un proyecto de gobierno, porque ser legislador no es integrar un rejunte de gente para ganar una elección", y agregó que los comicios "son un día, pero hay que gestionar los 365 días del año".

Cristina lo expresó esta tarde al encabezar en el puerto de Paraná el acto por el bicentenario de la ciudad, donde estuvo acompañada por el gobernador de Entre Ríos Sergio Urribarri y la intendenta de la capital provincial, Blanca Osuna.

"Hay que saber que quien está en la Casa Rosada decide en nombre del pueblo y de los programas por el cual lo votaron", enfatizó Cristina al pronunciar su discurso.

"Hay que saber que quien está en la Casa Rosada decide en nombre del pueblo y de los programas por el cual lo votaron"

En esa línea, dijo que "necesitamos hombres y mujeres en nuestras cámaras que comprendan las dificultades de un mundo cada vez más complejo, y cada vez más hostil".

En el acto por el aniversario de los 200 años de la capital entrerriana, la jefa de Estado habló de la "unidad" de los argentinos que "no significa estar de acuerdo en todo y con todos porque lo importante es estar de acuerdo en las cosas fundamentales, como la inclusión social y la  soberanía en la decisión de los gobernantes".

Previo a su discurso, la mandataria firmó una serie de convenios y entregó certificados de distintos programas nacionales, además de computadoras del programa Conectar Igualdad a vecinos de Paraná.

"Cómo no se puede estar de acuerdo -reflexionó la Presidenta- en que tenemos que defender nuestras reservas y nuestras divisas para que nuestra industria pueda seguir importando los insumos básicos".

En otro tramo de su discurso, Cristina sostuvo  que "la mejor memoria es la que está en el corazón del pueblo".

"Nombres de avenida tienen todos, desde los buenos hasta los malos, lo importante es que cuando alguien te nombre se le escape una lágrima de agradecimiento porque algo hiciste", expresó Cristina.

La Presidenta aseguró  que "estamos hechos de otra pasta, para zambullirnos en los problemas y solucionarlos, para eso fuimos moldeados".



Agregó además que "gobernar para el pueblo, para los intereses de la Nación, no es una gracia que tiene el gobernante, es una obligación que nos impone la Constitución y nuestras propias convicciones".

Señaló que "siento que tenemos por delante un porvenir venturoso si somos capaces de superar nuestros prejuicios. Le pregunto a cada argentino, milite donde milite, de qué le sirve si no lo hace en un país con inclusión social, donde los 40 millones de argentinos tengan los mismos derechos y oportunidades".

La Presidenta manifestó que "es imposible estar de acuerdo en todo", pero se preguntó "cómo no estar de acuerdo con una ley que permite la pluralidad de voces" o con "que la gente vote", en alusión al fallo de la Corte Suprema de Justicia sobre el Consejo de la Magistratura, y también sobre la ley de medios, que está bajo análisis del máximo tribunal de la Nación.

La Presidenta particip del bicentenario de la ciudad de Paran, Entre Ros

Asimismo, Cristina volvió a pedir la "unidad" de los 40 millones de argentinos, ante la crisis económico-financiera internacional.

"Un mundo difícil exige que luchemos muy fuerte, muy unidos" porque "la inmensa mayoría de los argentinos sabe que peleando desunidos no llegamos a ninguna parte, lo saben porque lo hemos vivido", añadió.

La Presidenta advirtió que "debemos estar atentos, porque siempre habrá intereses que intenten dividirnos" y remarcó el "grado de unidad y confraternidad entre los pueblos" de América latina.

"Hay que empoderar al pueblo, a las sociedades, de cada una de las conquistas y los logros para que no dependan de un liderazgo que al estar encarnados en un hombre o una mujer de carne y hueso  tiene una finitud", apuntó.

Cristina le pidió  a los argentinos "que recuerden" cómo era su situación socioeconómica "antes del 2003" y volvió a reclamar que no haya "divisiones" entre los diversos sectores de la sociedad.

"Es mucho más fácil querer que odiar, y te sienta mejor amar", finalizó.

Al acto también asistió el gobernador de Santa Fe, el socialista Antonio Bonfatti, del Frente Amplio Progresista (FAP), que encabeza Hermes Binner.

Su presencia se debió a la firma de un convenio para la realización de un puente ferrovial que unirá las ciudades de  Paraná y su vecina Santa Fe.