23/06/2013 salud

La ciruga plstica ms requerida en la Argentina es la mamaria

El aumento de las mamas es la cirugía plástica más requerida según coincidieron especialistas argentinos en consonancia con la publicación de una encuesta realizada en Estados Unidos que arrojó el mismo resultado, y advirtieron que no debería realizarse en adolescentes.


"La consulta por implante mamario en adolescentes requiere mucha atención de parte del cirujano, ya que normalmente no han completado su crecimiento y desarrollo, por lo que no se aconseja la intervención, ni siquiera con el consentimiento de los padres", explicó a Télam el médico Eduardo Marchioni, miembro de la Sociedad de Cirugía Plástica de Buenos Aires (SCPBA).

El especialista señaló que "históricamente las consultas de las adolescentes tenían que ver con rinoplastías (nariz)".

En este sentido, el cirujano plástico Raúl Banegas, miembro de la Asociación Americana de Cirugía Plástica (ASAPS), coincidió en que "cuando hablamos de operaciones en adolescentes es muy importante la región a tratarse, ya que no es lo mismo operarse la nariz a los 16 años, que ya está desarrollada, que las mamas por causa puramente estética, que aún no alcanzaron su desarrollo completo".

"En las personas menores de edad las cirugías están íntimamente ligadas a las malformaciones, desde labio leporino o fisura labio palatina hasta varias otras como el caso del Sindrome de Poland (agenesia de una mama) o falta de desarrollo de una mama", detalló Banegas.

Y continuó: "otras intervenciones comunes en niños y adolescentes son las orejas en asa, incluso desde la edad escolar primaria, y también la nariz; pero en todos estos casos lo que se tiene en cuenta es el altísimo impacto psicológico que genera la deformación en el medio social en el que se desenvuelve ese niño o adolescente, es por ello que se recomienda la operación".

De acuerdo a cifras reveladas recientemente en la última encuesta desarrollada por la ASAPS, durante el 2012 se realizaron en Estados Unidos más de 10 millones de procedimientos estéticos quirúrgicos y no quirúrgicos, lo que representa un  incremento del 250% en los últimos 15 años.

En Argentina no existen datos cuantitativos al respecto pero, en base a la observación de los especialistas, también ha habido un incremento de los tratamientos en general y las edades que los requieren son cada vez menores, más allá de los casos de
malformaciones detallados por el doctor Banegas. 

Además de la operación de mamas en el puesto número uno de las cirugías, la encuesta norteamericana coincide con los especialistas argentinos en que, dentro de los tratamientos no quirúrgicos, lo que más se realiza es la aplicación de toxina
botulínica, conocida por su nombre comercial "botox". 

"Hay épocas en las que el hombre se preguntaba qué debía ser para ser feliz; hoy la pregunta es qué debo tener, y en este proceso de mercantilización de todo, el cuerpo pasa a ser un objeto de consumo más del mercado", describió por su parte la psicóloga Diana Sahovaler, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA).

"Esto hace que algunos sujetos pongan todo en el cuerpo -añadió Sahovaler-, proliferen los gimnasios y las operaciones, como si ésto garantizara la posibilidad de conseguir una pareja o de ser feliz".

Y continuó: "Decir esto no implica estar en contra del cuidado personal, de la libertad con que las personas deben poder decidir qué hacer, desde la psicología festejamos esa libertad, lo que decimos es que la cirugía sola no basta para que la persona se sienta bien, feliz consigo, es necesario que exista una elaboración que le permita incorporar ese cambio".

Por su parte, los cirujanos advierten que una intervención, por mínima que sea, trae aparejada una serie de situaciones para las que el paciente debe estar preparado: "una operación de cualquier índole implica riesgos, administración de drogas, ingreso a un quirófano, sangrado, dolor y molestias varias, no existen cirugías sin estos elementos", advirtió Marchioni.

En tanto Banegas, señaló que "hoy en día existe una gran confusión en la poblacion debido a la existencia de una especialidad llamada `medicina estética`, que mucho difiere de la `cirugia estética`".

"Por otra parte -sostuvo- muchos médicos que no tienen ninguna especialidad afín con la estética están brindando estos servicios o realizando colocaciones de botox, rellenos, peelings, etc. y existen productos no aprobados, rellenos prohibidos por ANMAT y FDA y toxinas botulínicas chinas que están prohibidas."

Y concluyó: "es importante que, antes de la consulta, el paciente verifique qué creditos tiene el médico, si es miembro de sociedades que lo avalan, si tiene títulos de especialista, en qué especialidad. Y, por otro lado, que el profesional explique de qué se trata el tratamiento a realizar, qué productos utilizará, y que vean el producto antes de ser colocado". 

etiquetas