08/06/2013 programa PRISM

Los CEO de Google y Facebook rechazan acusaciones de espionaje

Fue en respuesta a la investigación que destapó que el gobierno de los Estados Unidos accede de forma directa a datos privados de usuarios de Facebook, Google, Apple y otros gigantes de Internet, con el consentimiento de las empresas.

"No participamos en ningún programa que permita al gobierno estadounidense ni a ningún otro acceso directo a nuestros servidores", escribió en la noche del viernes el co-fundador de Google Larry Page en una entrada en su blog.

También el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, se manifestó de forma similar, y aseguró que su red social está "agresivamente" protegida de todo intento de acceso directo a los datos de sus usuarios.

Según una revelación conjunta entre los diarios The Washington Post y The Guardian, la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) ha tenido acceso directo a comunicaciones online y a los servidores de Google, Facebook, Apple y otros gigantes de Internet.

La nueva acusación de espionaje llega mientras la Casa Blanca continúa dando explicaciones por la revelación de que el gobierno estadounidense registra a diario todas la llamadas deVerizon, una de las principales prestadoras telefónicas de ese país.

El acceso de la NSA a información de usuarios es parte del programa PRISM, que le permite a los funcionarios de esa agencia recolectar materiales como historiales de búsquedas, contenidos de mails, transferencia de archivos y chats, según el documento secreto al que accedió The Guardian, fechado en abril de este año.

Según el matutino londinense, el documento -una presentación de Power Ponit de 41 diapositivas clasificado como “top secret”, de no distribución a países aliados- aparentemente se usaba para entrenar a efectivos de inteligencia en las capacidades del programa. La presentación explicita la frase “recolección directa de los servidores” de los principales proveedores de servicio de Estados Unidos.

El documento revelado también explicita que el programa cuenta con la asistencia de las empresas comprometidas, aunque según The Guardian, todas ellas negaron conocer la existencia del mismo.

Google afirmó en un comunicado que evela “información de los usuarios al gobierno de acuerdo a la ley, aunque revisamos cuidadosamente todos los pedidos. De tanto en tanto, se alega que hemos creado una 'puerta trasera' hacia nuestros sistemas, pero Google no tiene ninguna puerta trasera para que el gobierno acceda a la información privada de los usuarios”.

Ejecutivos de la compañía negaron conocer la existencia de PRISM. “Si ellos estás haciendo esto, lo están haciendo sin nuestro conocimiento”, sostuvo un ejecutivo citado de forma anónima por The Guradian.

En el mismo sentido se expresó Apple. "Nosotros no facilitamos el acceso directo a nuestros servidores a ninguna agencia del Gobierno y si quieren solicitar la información de alguno de nuestros clientes, necesitan una orden judicial", sostuvieron desde esa compañía, en declaraciones reproducidas por diarioespañol El País.

El acceso de la NSA a la información fue posible gracias a los cambios introducidos en la legislación sobre vigilancia por el ex presidente George Bush y renovados por Barack Obama en diciembre de 2012.

El programa facilita una vigilancia extensiva y profunda de las comunicaciones en vivo así como de información almacenada. La ley -según The Guardian- “permite apuntarle a cualquier cliente de las firmas participantes que viva fuera de los Estados Unidos, así como a aquellos estadounidenses cuyas comunicaciones incluyan a gente que esté fuera” del país.

La primera empresa en entrar al programa fue Microsoft, en diciembre de 2007. Le siguieron Yahoo, en 2008; Google, Facebook y PalTalk en 2009; YouTube, en 2010; Skype y AOL en 2011 y finalmente Apple, en 2012. Entre todas, estas compañías cubren la gran mayoría de los servicios de mail, búsqueda, videos y comunicaciones online. Pero el documento también indica que la NSA planea incorporar a Dropbox como proveedor de PRISM.

Todas las empresas están obligadas por ley a cumplir con requerimientos que se les hagan sobre usuarios, pero el PRISM permite que los agentes de inteligencia accedan directamente a los servidores de las mismas. El documento revelado dice que las operaciones tienen “asistencia de los proveedores de comunicaciones de Estados Unidos”, según The Guardian.

De esta forma, la NSA obtiene acceso a comunicaciones privadas sin tener que requerirlo a los proveedores de los servicios y sin necesidad de que medie una orden judicial.

El uso que se le da al programa PRISM es intenso. Según la NSA, cada mes se expiden "más de 2000 reportes basados en PRISM", con un total de más de 77 mil expedidos hasta ahora.