22/05/2013 exteriorizacin de divisas

La UCR critic el proyecto oficialista y propuso iniciativas similares a las aplicadas por Fernando de La Ra

Los senadores del radicalismo ratificaron su rechazo al proyecto de exteriorización de divisas impulsado por el gobierno nacional, pese a que defendieron los programas de blanqueo instrumentados, uno por ley, en el gobierno de Raúl Alfonsín, y otro por decreto, por el ex presidente Fernando de la Rúa.

En un este marco, el senador Gerardo Morales mantuvo un contrapunto con el kirchnnerista Aníbal Fernández, quien señaló que en las dos gestiones de la UCR también se instrumentaron sendos regímenes de blanqueo de divisas.

Morales y su par de bancada, la economista mendocina Laura Montero, quienes oficiaron de miembros informantes de la UCR, defendieron el blanqueo realizado en la gestión de Alfonsín, aunque evitaron referirse al decreto dictado por el gobierno de Fernando de la Rua en noviembre del 2001, un mes antes de haber renunciado en medio de una grave crisis económica y social.

Montero justificó la decisión de Alfonsín en la situación que se vivía en Latinoamérica y sostuvo que "fue la década perdida" para la región.

Morales, por su parte, dijo que "el gobierno de Raúl Alfonsín no hizo un blanqueo sino un plan de regularización de las cuentas públicas".

Sobre el proyecto de incorporación al mercado de divisas no declaradas a cambio de un bono BAADE y un pagaré de ahorro para inversiones en infraestructura y energía, así como el Cedin para el mercado inmobiliaria, Morales afirmó que el oficialismo quiere generar "un paraíso fiscal para que se beneficien" los que no declararon miles de dólares y que la "clave es si esta ley va a ser transparente o no".

Por su parte, el peronista federal y ex gobernador de Salta Juan Carlos Romero, adelantó que su voto será negativo al proyecto de exteriorización de divisas.

"Creemos que dadas las condiciones vamos a poder repatriar capital”, dijo Romero.

Por su parte, el senador bonaerense por el FAP, Jaime Linares, reafirmó su rechazo a la iniciativa oficialista y dijo que se hace porque "hay una crisis en el desarrollo del modelo económico y que tiene su principal problema en la cuestión energética" y dijo que este proyecto "es peligroso porque no tiene inequidad" y es "es un retroceso desde el punto de vista impositivo".