21/05/2013 Ciudad

Los trabajadores del restaurante Al Al se resisten al desalojo

Los trabajadores resistieron esta mañana la segunda orden de desalojo, ordenada luego de una denuncia del dueño del inmueble. "Nos vamos a quedar acá de manera pacífica", dijo un delegado.

Los trabajadores del restaurante Alé Alé, que funciona como una cooperativa en el barrio porteño de Villa Crespo, resistieron esta mañana la segunda orden de desalojo ordenada luego de una denuncia del dueño del inmueble.

Trabajadores de Cooperativa Al Al rechazan la orden de desalojo

Andrés Toledo, trabajador y delegado, informó a Télam que "fuimos notificados del desalojo por el oficial de Justicia, Eduardo Piola, pero respondimos que vamos a resistir el desalojo, nos vamos a quedar acá de manera pacífica".

Toledo argumentó que "no somos delincuentes ni violentos y nos vamos a quedar acá porque somos trabajadores y lo único que queremos es trabajar".

Asimismo, pidió al juez que interviene en la causa, Martín Christello, que "reconsidere y recapacite su decisión y que retire la orden de desalojo que ha dictado para este restorán".

"Ofrecimos comprar el local mediante un préstamo, pero sólo nos responden con ironías"


Andrés Toledo
"Queremos lograr un contrato de alquiler para irnos a otro local, si eso es lo que quieren. Ofrecimos comprar el local mediante un préstamo, pero sólo nos responden con ironías", agregó.

Toledo también destacó que "el local es muy rentable, tenemos mucho trabajo, nos pusimos al día con los proveedores a los que se le debía muchísimo dinero, también con los sueldos e impuestos".

Por su parte, la abogada de los cooperativistas, Ornella Nociti, explicó que existe la sospecha de que la empresa que administra el lugar sea "fantasma".

"La denuncia se originó porque supuestamente los dueños pueden vender el lugar, pero me parece raro, ya que tienen el CUIT inhabilitado porque no tiene empleados, ni se pagan cargas sociales", sostuvo Nociti y agregó que "no lo digo yo, lo dice la AFIP".

Asimismo, la letrada explicó que "ahora el oficial de justicia debe notificar al juez la resistencia al desalojo por parte de los trabajadores y será él quien decida cómo seguir. Sólo nos queda esperar".

Los trabajadores permanecen haciendo guardias en el inmueble desde hace cuatro meses y cada vez que hay una orden de desalojo  permanecen los 40 empleados, que "tienen el apoyo de más de 200 trabajadores que pertenecen a la misma empresa, catalogada como fantasma", agrego Nociti.

Por su parte, Pablo Holcman, abogado del dueño del inmueble ubicado en Estado de Israel 4503, dijo que "ante la negativa de los ocupantes se labró un acta", que no fue aceptada ni firmada por el personal.