18.05.2013 18:26
década ganada

La Asignación Universal por Hijo generó "un cambio de mentalidad"

Las madres beneficiarias de la Asignación Universal por Hijo expresaron que "es un dinero que ayuda" y rescataron "el cambio de mentalidad", que implicó el hecho de que para cobrarla tienen que tener las vacunas, controles médicos y asistencia escolar.


El cobro de la Asignación Universal por Hijo (AUH) "me sirve, es un alivio tener ese dinero cada mes, y más en mi caso que el papá de las nenas nunca me pasó un peso", dijo a Télam Gretel Tobar, una joven mamá de dos hijas que vive en la localidad misionera de Puerto Iguazú.

"Es obvio que con esto sólo no vivís, pero los primeros días que lo cobro acomodo cosas, es una gran ayuda, pero tenés que generar algo por otro lado", señaló tras precisar que trabaja como artesana.

Esta asignación, creada por el Poder Ejecutivo Nacional y puesta en marcha en noviembre de 2009, abarca actualmente a 3.536.822 niños y adolescentes, según datos del Ministerio de Desarrollo Social
La mujer reivindicó el hecho de que "para cobrarlo tenés que tener las vacunas al día, los controles médicos y los certificados de escolaridad, algo que mucha gente antes no hacía".

La AUH está dirigida, como afirma la Anses, "a los hijos de las personas desocupadas, que trabajan en el mercado informal o que ganan menos del salario mínimo, vital y móvil. Consiste en el pago mensual de $340 para niños menores de 18 años y de $1.200 para chicos discapacitados sin límite de edad".

Esta asignación, creada por decreto 1602/09 del Poder Ejecutivo Nacional y puesta en marcha en noviembre de 2009, abarca actualmente a 3.536.822 niños y adolescentes, según datos de abril de 2013 del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Tobar sostuvo que como estuvo dos años sin cobrarlo lo cobró "todo junto y fueron 12.000 pesos y pude comprar un terrenito, y ahora ya lo cobro mes a mes, son 680 pesos por las dos nenas".

Para esta mamá, a la asignación puede utilizarla "para lo que necesitan las nenas, zapatillas o arreglarle un diente, o puedo hacer una compra de comida".

"Cuando empiezan las clases, que tenés un gasto extra, con ese dinero lo cubrís, y ellas arrancan con su guardapolvo, su mochila, sus carpetas", señaló al referirse a sus hijas de 11 y 14 años.

Por su parte, una mamá del barrio Tranquila de la localidad bonaerense de Avellaneda, Marta Gatica, contó que tiene cinco hijos y que quedó viuda cuando ellos eran chiquitos; hoy cobra la AUH por una de ellas, el resto ya es mayor de edad.

"Hoy cobro por la de 13 años solamente", dijo y expresó que "este dinero te ayuda, antes que nada es algo para comprar las cosas para la escuela, unas zapatillas".

Recordó que antes la asignación "la usaba yo porque estaba sola y ahora es para mi hija, para lo que necesite de la escuela porque yo me casé de nuevo, pero antes no tenía el apoyo de nadie", dijo esta mujer, que tiene 53 años.

También remarcó que "si no tenés el control médico, de vacunas y el certificado escolar, no te lo dan, es una manera de presionarte para que lo hagas, igual yo los llevé al médico siempre, pero hay gente que no se ocupaba, y esto te obliga".

"Te tenés que ocupar de todo eso y está bien, porque tengo una conocida que también tiene 5 hijos y no cobra nada pero porque no se mueve", enfatizó.

La AUH está dirigida a los hijos de las personas desocupadas, que trabajan en el mercado informal o que ganan menos del salario mínimo. Consiste en el pago mensual de $340 para niños menores de 18 años y de $1.200 para chicos discapacitados"
En tanto, Marcela, una correntina de 36 años que vive en la Ciudad de Buenos Aires donde atiende un kiosco y tiene dos hijas de 7 y 17 años, aseguró que "lo cobro por la más grande, porque con la más chica, es un problema con el padre, y ese dinero lo maneja ella para sus gastos, para el colegio, fotocopias, libros".

"Para mí es un alivio y para ella es importante, le da cierta independencia", dijo tras referirse a "otras mamás que conozco que les cambió la mentalidad porque hay mujeres que no mandaban a sus hijos al colegio ni se ocupaban de su salud y ahora veo a esos chiquitos en la escuela".

"Ahora escucho a esas mamás hablar de si hicieron los controles, si tienen el certificado de escolaridad, y ahí se ve el cambio", consideró.

Otra mamá, Lorena Troncoso, cobra la AUH por tres de sus seis hijos, afirmó que "es una ayuda nada más, pero me permite comprar mercadería y lo que haga falta para ellos", dijo y precisó que "soy ama de casa, pero mi marido trabaja".

Esta mujer, de 39 años, que vive en la localidad bonaerense de Moreno sostuvo que la AUH "está buena por el control que tenés que hacerle a los chicos", y añadió que "sentí un cambio, ni hablar!".

Por su parte, Gabriela Clere, una artesana y artista plástica de 48 años del barrio porteño de San Cristóbal, que tiene dos hijos varones de 7 y 11 años, destacó que esta asignación "es algo muy profundo, más allá de que no sea una suma muy significativa".

"Yo no tengo quien me cuide los chicos y sólo puedo trabajar libre, hago lo que puedo, pero con esto tengo la tranquilidad de que ellos tienen eso, no es que vamos a vivir con ese dinero, pero es un paliativo que me ayudó y cayó en mi vida en un momento muy especial", dijo tras contar que "soy madre soltera y el padre es un tiro al aire".

Respecto del importe de la AUH, dijo que "tampoco puedo pretender un sueldo, aunque por supuesto me gustaría que fuese más, pero estoy conforme y pienso que está bien implementado".