02/05/2013 Ciudad

La Metropolitana no pudo tener lineamientos propios por el pasado de sus jefes

La conducción de la Policía Metropolitana lejos estuvo y está de cumplir la ley que instituyó la fuerza, que fijaba para la Ciudad "lineamientos propios en materia de seguridad".


La formación de la nueva policía preveía un curso intenso en el Instituto de Seguridad, sin embargo, la obsesión de sacar a la calle en forma urgente los primeros agentes, hizo que para cubrir los primeros y segundos mandos se convoque a ex policías federales, sin transparentar en ningún momento los requisitos para esa selección.

En ese camino, se nombró al ex comisario de la Federal Jorge "Fino" Palacios como Jefe de la fuerza, quien fue desplazado de su cargo a poco de haber sido designado, por estar vinculado al escándalo de las escuchas ilegales e involucrado en el encubrimiento del atentado a la sede de la AMIA.

Muestra del quiebre de la idiosincrasia que supuestamente guiaba la Ley 2894 (de creación de la Metropolitana) es que Palacios, en su texto de renuncia, señaló que "ceñirse a las normas como han sido redactadas y aprobadas no sólo dificultan el armado y funcionamiento de una Policía, sino que pueden hacer fracasar el proyecto en sí mismo"


Por otra parte, en 2009 mediante, el decreto 210, se admitió el ingreso a la Policía Metropolitana de personal de las Fuerzas Armadas, acogimiento prohibido por la ley 2.894.

En la misma línea trabajaba Osvaldo Chamorro, el segundo de Palacios a quien el Poder Ejecutivo porteño debió despedir cuando salió a la luz que investigaba el patrimonio de políticos de varios partidos de la Ciudad, incluso del oficialismo.

Luego de los escándalos de espionaje, el sucesor de Palacios fue un civil, Eugenio Burzaco.

Pero, a fines de 2011 Burzaco dejó la jefatura de la Policía Metropolitana, según declaró en ese entonces, para "trabajar sólo en el plano político desde la Mesa Nacional del PRO" y la fuerza nuevamente pasó a ser conducida por un uniformado proveniente de la Policía Federal: Horacio Giménez.

Giménez, actual jefe de la Policía Metropolitana, había sido pasado a retiro como comisario general a cargo de la Superintendencia de Interior por la ministra Nilda Garré, en el marco de la designación de una nueva cúpula de la Federal.