29/04/2013 represin

Denuncia penal contra Macri por la represin en el Hospital Borda

El legislador porteño Alejando Bodart (MST) denunció penalmente a Mauricio Macri por lesiones en el marco de la represión de la que fue víctima el viernes, junto a internos, médicos, periodistas y otros legisladores en el Hospital Borda, a manos de la Policía Metropolitana.


En declaraciones a la prensa en la puerta de la Cámara Criminal y Correccional (Viamonte 1147), el legislador precisó que la denuncia penal también alcanza al ministro de Justicia y Seguridad Guillermo Montenegro; el ministro de Desarrollo Urbano, Daniel Chain, y el jefe y subjefe de la Policía Metropolitana, Horacio Giménez y Enrique Pedace.

Según dijo, la denuncia penal es "por abuso de la autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público, daños y lesiones".

Pero, además, Bodart impulsa un pedido de juicio político contra Macri, que será presentado esta tarde por diputados de la oposición, según adelantó.

"Macri creó una fuerza represiva no para cuidar a los vecinos, sino para actuar como fuerza de choque contra un gobierno, para proteger, en este caso un negocio inmobiliario", señaló el legislador porteño.

"Fui víctima de lesiones en el mismo lugar donde se producía la rehabilitación de pacientes. Tuve que ser hospitalizado, tengo todo el cuerpo marcado, y tengo la filmación donde se ve que me apuntan y me disparan, y una bala, no sé de qué, me pasa cerca de la cabeza", dijo Bodart a la prensa.

Agregó que lo que le sucedió a él, "también le pasó a distintas personas que estaban en el lugar, como gente de prensa, pacientes y médicos, e incluso gente que sólo pasaba por allí".

"Esta represión brutal se dio dentro de un hospital y podría haber habido un muerto", aseveró el legislador, que relató que fue al hospital "al ver las escenas" en la televisión y en respuesta a los llamados que recibió de trabajadores del Borda.

Bodart recordó que cuando llegó al Borda, "ya se había destruido el edificio y, sin embargo, la policía siguió reprimiendo dos horas más", e interpretó esta actitud como la voluntad de "dar la señal de que iban a hacer cualquier cosa, que eran impunes, que podían golpear a cualquiera".

"Estábamos con los carnets de diputados y nos golpearon a todos. Yo pude ver por el suelo a la defensora del pueblo. No tenían recaudo en nada, ni en periodistas, ni en gente que pasaba por ahí. Cuando le pedimos explicaciones no había ningún funcionario ahí. Tampoco se apersonó nadie, era hagan lo que quieran", explicó.

Según el legislador, Montenegro tendría que "haber presentado la renuncia" y "hacerle un favor a Macri".

Sin embargo, dijo, el gobierno porteño "salió a defenderlo apelando a la mentira", a "justificar lo injustificable", diciendo que tenían "una orden de la Justicia que los había autorizado", y al afirmar que "en el lugar que destruyeron no había nadie trabajando, cuando había muchos empleados allí trabajando que brindaban servicio de rehabilitación a los pacientes".

"Dicen que la policía actuó porque se estaba produciendo un delito, cuando el delito lo estaban produciendo ellos", consignó.
Bodart interpretó esta actitud del gobierno porteño como un mensaje en el que advierten que "van a aplicar mano dura, aún violentando la ley".

Dijo que el centro cívico que el gobierno porteño quiere construir en tierras del Borda es "completamente innecesario", sobre todo en el marco de "una ciudad que hace poco se inundó y que requiere obras".

"Dicen que no tienen plata e intentan hacer obras faraónicas en un hospital para que el Jefe de Gobierno tenga una oficina más grande", ironizó.

Finalmente, el legislador convocó a la ciudadanía reflexionar ahora "para no esperar a mañana, cuando tengamos un muerto", porque "si fueron capaces de hacer esto en un hospital, son capaces de hacer cualquier cosa, en cualquier lugar".