04.04.2013 20:11
Pablo E. Chacón
Lesa Humanidad

La tragedia de Forti, por Demián Verduga

El periodista Demián Verduga vivió en el Distrito Federal mexicano junto a sus padres, exiliados políticos durante la última dictadura militar. Allí conoció al hoy viceministro de Defensa, Alfredo Forti, y por medio de él, la historia de su familia. Mediante una serie de entrevistas, hizo públicas las vejaciones sufridas. La madre del joven Forti, Nélida Sosa, militante de base en Tucumán, continúa como detenida-desaparecida y el libro, “Antes de que se vuelvan mariposas”, acaba de ser publicado por la casa Biblos, prologado por la periodista María Seoane.

¿Cómo conoció la historia de Forti?
- Conozco a Alfredo desde hace años, a través de mi familia. Hoy es Secretario de Relaciones Internacionales del Ministerio de Defensa. Está en ese lugar desde que volvió a la Argentina después de 30 años de vivir fuera del país, aunque antes había sido embajador en Honduras. 

Conocerlo personalmente, ¿afectó de alguna manera tu trabajo de investigación? ¿De qué manera?
No sé cuánto ni cómo habrá influenciado conocer personalmente a Forti para querer escribir esta historia. Sólo puedo asegurar que la cuestión me “seguía”, pensaba mucho en ella  en momentos distintos del día; laburando, al levantarme, no sé. Me pasó durante varios meses hasta que decidí reunirme con Alfredo y proponerle hacer este trabajo. El libro se basa en la serie de entrevistas que hicimos, que le hice a él.

¿Cómo se produce, en qué circunstancias y qué conjetura puede sacarse del episodio del avión?
No hace falta ninguna conjetura. En el libro cuento que cuando se pone en marcha el operativo, los mismos que lo hacen, algunos con uniforme de la Fuerza Aérea, dicen que el motivo es un pedido de captura militar contra Nélida Azucena Sosa de Forti, madre de Alfredo. Ese pedido seguramente apareció luego de que pasaran por Migraciones. Recordemos que en aquella época el cruce de información no era tan rápido como ahora.

Nélida era militante …
Nélida era militante. Y muchos de sus compañeros y amigos  habían sido detenidos o secuestrados hacía tiempo. En Tucumán, la represión había comenzado con el Operativo Independencia en 1975.

¿Cuál es el papel de la Iglesia en estos hechos?
En este caso, tiene varias aristas. Por un lado está Alfonso Naldi, un cura venezolano, miembro de la Iglesia, jugado a la “opción por los pobres”, que viaja desde Caracas y termina ayudando a los hermanos, todos menores, a salir de la Argentina, luego de que la dictadura cívico-militar decidiera soltar a los chicos pero no a su madre.

Y por la otra…
Está monseñor Emilio Graselli, secretario del vicariato de las fuerzas armadas argentinas en esos años. Naldi se contacta con él. Graselli interviene para que el gobierno de (Jorge Rafael) Videla permita la salida de los hermanos del país. Pero el mismo Graselli no hace nada para averiguar qué pasó con la madre de los chicos. Esta es la doble cara de la Iglesia argentina. Al menos, es la que se ve en esta historia.

¿Es posible escribir un libro como éste sin tomar partido? ¿Es posible escribir sin tomar partido?
Esta es una suerte de novela testimonial. Y está contada desde el punto de vista de su protagonista, Alfredo Forti, así que la neutralidad es imposible. No es neutral, ni quiere serlo. Eso no implica que no haya situaciones (la posición de Graselli) en las que puede aparecer una conducta doble: ayudar a los hermanos y no hacer nada por la madre.

Venezuela tuvo una actitud muy receptiva con los exiliados argentinos.
En ese momento, Venezuela estaba bajo un gobierno democrático. El padre había viajado a Caracas un mes antes que su mujer y sus hijos para terminar de arreglar sus contratos de trabajo. Y él mismo hizo gestiones desde Caracas para buscar a su familia luego del secuestro en Ezeiza. El embajador venezolano en Argentina en aquel momento también se movió para ayudar a que los hermanos salieran del país. Es más: los llevó en autos diplomáticos al aeropuerto cuando tuvieron los papeles para viajar. La postura de Venezuela es comparable con la de otros países latinoamericanos, como México, que recibió a miles de exiliados argentinos. Yo mismo pasé parte de mi infancia en ese país durante los 70. 
 
Más datos

Verduga nació en Buenos Aires en 1974; fue subeditor de política en el semanario Miradas al Sur; en la actualidad es redactor en el diario Tiempo Argentino, columnista en radio Nacional y colaborador del mensuario Caras y Caretas.

Más datos 2

El libro se centra en un episodio clave: el secuestro de la familia a bordo de un avión, en el aeropuerto de Ezeiza, minutos antes de levantar vuelo con destino a Caracas.