27/03/2013 presentacin

El under tanguero llega a las bateas en la voz de Osvaldo Peredo

El cantor porteño Osvaldo Peredo, de 82 años, figura emblemática del circuito under del tango, presentará su segundo álbum solista el viernes en el Almagro Tango Club.

Con el afán de recuperar una cultura y una estética, y trazar un puentes con nuevas generaciones, Peredo conformó el año pasado la Orquesta Típica Almagro, que mostrará su material el viernes desde las 21 en el escenario de Medrano 688.

"El tango estaba escondido en los noventa, pero ahora hay una generación de músicos que lo descubrió y lo sostiene", expresó Peredo en diálogo con Télam.

“Osvaldo Peredo con la Orquesta Típica de Almagro” es el título del nuevo álbum, que condensa el repertorio que el cantor forjó en las madrugadas de "El Boliche de Roberto" (Bulnes 331) junto a  poetas e instrumentistas menores de 30 años.

"Llevo 15 años de noches en el Boliche de Roberto, que es uno de los pocos lugares donde se escuchaba tango en los `90. Entonces el tango no tenía difusión, estaba escondido. En ese contexto muchos jóvenes, como los muchachos que hoy integran mi orquesta, lo descubrieron como una novedad", dijo.

Aquel espacio fue la génesis de la Orquesta Tipica Almagro, que se formó en 2012.

"Los pibes empezaron a ir al boliche y ahí descubrieron un lenguaje. Fue el comienzo de nuestra relación artística", evocó el cantor.

El primer proyecto de la Orquesta, ahora concretado, fue grabar un disco solista con Peredo, que junto al Negro Falótico son las voces características del circuito under del tango.

La formación se completa con músicos jóvenes: Nicolás Perrone (bandoneón); Lucas Furno (violín solista); Ernesto Gómez y Luis Alberto Simo (violín); Karmen Rencar (cello); Juan Miguens (contrabajo) y Juan Pablo Gallardo (piano y dirección).

"Son todos músicos de 30 o 35 años que son el futuro del tango y, sin embargo, tuvieron que ir a los discos a buscar el sabor del tango porque el género había retrocedido", explicó Peredo.

Futbolista, albañil, modelo y vendedor de libros fueron algunas de las profesiones de Peredo antes de afirmarse en el oficio de cantor, que ejerció toda la vida.

"Una es cosa es la música y otra el tango", dictamina antes de subir al escenario en el Boliche de Roberto.

"Hay músicos que no le ponen al tango la mugre que necesita y que pedía Astor Piazzolla; lo quieren elevar demasiado y pierden su esencia", aseguró.

Peredo ofreció, al cabo, una visión positiva del futuro del género. "Hay muchos instrumentistas que se esmeran en recuperar una tradición", dijo.

"Ahora falta que haya más lugares donde se pueda escuchar tango a precio razonable. En su época en la avenida Corrientes escuchabas a Horacio Salgán por el valor de un café. Todavía estamos lejos de eso", concluyó.
etiquetas