04.02.2013 14:05
etiquetas esta nota tiene
  • Foto
DECLARACIONES

"La censura del FMI es a la protección que la Argentina hace de su industria"

El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, sostuvo que la "moción de censura" del FMI a la Argentina responde a la decisión del país de "proteger a la industria nacional y al empleo, financiarse prescindiendo del mercado y decir no a los fondos buitres".


"Aún en el contexto internacional de crisis financiera la Argentina sigue creciendo, tiene un mercado interno fuerte, sigue generando empleo, sigue teniendo un consumo fuerte. Esto es lo que los argentinos no debemos olvidar y debemos defender", subrayó.

También la presidenta Cristina Fernández de Kirchner tuiteó el fin de semana que la "verdadera causa del enojo" del FMI con la Argentina es que el país "construyó un mercado interno con inclusión social y políticas contracíclicas", y pagó en 2005 toda su deuda.

Lorenzino sostuvo hoy en diálogo con Radio Nacional que detrás de la moción de censura del Fondo Monetario Internacional hacia la Argentina, y de la causa iniciada en la justicia estadounidense por los fondos buitres, está la decisión de evitar que los países en default imiten el programa económico argentino.

"Es una forma de marcar a los que hacen las cosas distintas", dijo el ministro a Radio Nacional, para agregar que las "recomendaciones y programas que se sugieren" desde el Fondo Monetario Internacional y otros organismos multilaterales a los países que participan de la situación de crisis financiera internacional, "van en dirección absolutamente contraria a lo que viene llevando adelante la Argentina"

Explicó que la política de desendeudamiento implementada en la Argentina desde el 2003, permitió reducir la deuda en moneda extranjera con el sector privado del 90% al 10% del PIB.

Para Lorenzino, si todos los países "tuvieran un programa que llevara a reducir así la deuda con el sector privado, esto claramente haría que el sistema financiero se viera resentido".

Aseguró que la Argentina "intenta poner razonabilidad" en un sistema financiero internacional desregulado, en el cual los fondos buitres aprovechan para generar ganancias.

Como ejemplo, señaló que en la causa iniciada en los Estados Unidos, el juez Thomas Griesa determinó que "trato igualitario es pagarle a alguien el 100% de lo que reclama de una sola vez, cuando hoy otros que en igual derecho están cobrando una parte de lo que la Argentina le debía antes del 2001, y lo están cobrando a plazos que van al 2033".

"Argentina está mostrando un aspecto negativo del sistema financiero internacional", aseguró Lorenzino, para explicar que "cuando hablamos de fondos buitres, hablamos de los que son absolutamente especulativos que ganan fortunas comprando activos de países que atraviesan un default, comprando por centavos una deuda, para después cobrar cifras muy superiores, aprovechándose de un sistema financiero desregulado".

"Esos buitres -agregó- no pagan impuestos en los países donde hacen las demandas".

Desde la crisis del 2008, "muchos aspectos (del sistema financiero internacional) han sido modificados, pero éste es un aspecto muy negativo de un sistema financiero que hay que modificarlo", indicó.

Respecto del nuevo índice de precios en elaboración, precisó que "no es una novedad" y remarcó que el FMI "conocía y conoce correctamente los avances del trabajo", razón por la cual su crítica y moción de censura resulta "descontextualizada".

Agregó que en marzo recién se terminará la encuesta realizada en todo el país para determinar "en qué gasta la población", dato relevante para luego definir qué productos se incluyen en un indicador de precios.

Remarcó que un índice de precios "que responda a los estándares internacionales, requiere un tiempo de procesamiento y de implementación".