14.01.2013 19:25
Hernán Campaniello
etiquetas esta nota tiene
  • Geo
  • Foto
AFRICA

Los islamistas ganan terreno en Mali, pese a los bombardeos de Francia

Los islamistas "tomaron Diabaly luego de fuertes enfrentamientos y de gran resistencia del Ejército maliense, que no pudo repelerlos", dijo Le Drian.

La aviación francesa volvió a bombardear hoy el oeste y norte de Mali para contrarrestar el avance de combatientes islamistas, quienes sin embargo lograron tomar una pequeña localidad en el centro del país y acercarse más a la capital, informó el gobierno galo.



En el cuarto día de intervención, la ofensiva francesa castigó en particular las bases militares o de entrenamiento de los insurgentes en el norte del país, controlado por los islamistas desde hace nueve meses, con el objetivo de impedir que lleguen a la capital, Bamako.

En la madrugada del lunes, los aviones Rafale y Mirage y los helicópteros Gazelle franceses tuvieron como blancos principales los bastiones rebeldes de Gao, donde habría más de 60 islamistas muertos, según Radio France Internacional (RFI).

“Francia ataca al Islam. Nosotros vamos a golpear en el corazón de Francia"Abou Dardar


También atacaron Douentza y Aghabo, en el oeste del país, “un punto difícil”, según el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drian, por “la fuerte oposición de grupos bien entrenados y fuertemente armados”.

“La situación se evalúa favorablemente. En el este de Mali, los grupos terroristas fueron bloqueados, la ciudad de Konna fue abandonada y los grupos terroristas se replegaron en Dountza, donde ahora se dirigen nuestros ataques, así como en otros puntos del oeste del país”, agregó Le Drian.



Antes de reunirse con el presidente, el socialista Francois Hollande, el ministro reconoció ante la prensa que los insurgentes habían logrado lanzar una contraofensiva y arrebatarle al ejército maliense la localidad de Diabali, en el centro del país, a 400 kilómetros de Bamako.

Amenzan con atentar contra Francia

Francia combate a tres grupos de islamistas: Al Qaeda en el Magreb Islámico (Aqmi), el Movimiento por la Unidad y la Yihad en Africa del Oeste (Mujao) y Ansar Dine (Defensores del Islam), los que suplantaron a los rebeldes independentistas Tuareg en el control de las norteñas ciudades de Kidali, Tombuctu y Gao, respectivamente.

Por su lado, los islamistas amenazaron a Francia con tomar represalias, tanto en su propio territorio como en el extranjero, por su intervención.

"No se trata de países folklóricos, ¡son verdaderas naciones!" Jean-Luc Mélenchon


“Francia ataca al Islam. Nosotros vamos a golpear en el corazón de Francia. En el nombre de Alá, vamos a golpear a Francia en todos lados. En Bamako, en Africa y en Europa”, declaró uno de los responsables de Mujao, Abou Dardar, en un video publicado en la web.

París, acompañada en esta intervención por Nigeria, Níger, Burkina Faso, Togo y Senegal, ya cuenta con apoyo “logístico” de Estados Unidos y Gran Bretaña, al tiempo que Alemania estudia aportar una “ayuda médica”.

A pedido de Hollande, el Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto reunirse en la tarde de hoy para evaluar la situación.

Hollande exigió a la ONU que “acelere la puesta en práctica de la resolución 2085”, que autoriza el despliegue de una fuerza internacional de apoyo a Mali, aprobada el 20 de diciembre pasado por el Consejo de Seguridad.

Para justificar su intervención, París esgrime el artículo 51 de la carta de la ONU que menciona “el derecho de legítima defensa, individual o colectiva, en casos donde un miembro de las Naciones Unidas fuera objetivo de agresión externa”.

Un viejo hábito

A pocos meses de haber cumplido con su promesa de campaña de retirar el contingente de soldados franceses presentes en Afganistán, la primera guerra del presidente socialista generó reacciones divergentes en Francia.

“Francia actúa sin mandato de la ONU porque la ONU autorizó el despliegue de una fuerza africana. Es el papel de los africanos, que ya son adultos", afirmó en su blog el carismático líder de extrema izquierda Jean-Luc Mélenchon.



"No se trata de países folklóricos, ¡son verdaderas naciones! Creo que estamos retomando el viejo hábito de intervenir aquí, allá… como lo hemos hecho en Afganistán, Irak o Libia”, subrayó.

Asimismo, el conservador Dominique de Villepin, ex canciller y premier, publicó una columna de opinión, en el diario Le Journal du Dimanche, titulada “La guerra no es el lugar de Francia”, donde deploró la intervención en la antigua colonia africana.

En cambio, el ex ministro conservador Laurent Wauquiez, como la mayoría de los políticos conservadores, consideró “necesario” una “unión sagrada en torno a la intervención en Mali”, según dijo a la radio RTL. 

De acuerdo a una encuesta dada a conocer por el instituto Ifop, el 63% de los franceses está a favor de la intervención militar en Mali.

Al anunciar el viernes ante la prensa que Francia había comenzado una intervención en Mali para frenar el avance de los islamistas hacia el sur del país, Hollande dejó en claro que “el Parlamento puede esperar, será informado la semana próxima”.

Por este motivo, Le Drian, junto al canciller, Laurent Fabius, deberán acudir el miércoles al Parlamento para “explicar con exactitud las condiciones en las cuales se determinó la intervención y verificar su legalidad”, según la oficina de prensa del recinto legislativo.
 
en el mapa
ver más noticias en el mapa
Más datos

Según una encuesta del instituto Ifop, el 63% de los franceses está a favor de la intervención militar en Mali.