29/12/2012 RECOMENDACIONES

Qu hacer con la mascota cuando la familia se va de vacaciones

Un conocido que los cuide o una guardería, en ese orden, son opciones adecuadas para una mascota cuando la familia vacaciona, pero cuando hay condiciones y disposición para atenderla, también es posible llevarla de viaje.



"Para el perro o el gato -ambos sufren el mismo estrés-, que su dueño no esté implica que éste desapareció, ya que no entiende que regresará. El desapego que se produce va a tener impacto en su estado anímico y en su salud", explicó el veterinario Juan Enrique Romero, ex director del zoológico porteño.

Para el caso de que se quede solo en la casa, Romero, especializado en animales pequeños, aconsejó que alguien vaya diariamente a darle agua, comida y afecto.

"Para el bienestar del perro o del gato es importante que esa persona tenga un vínculo estrecho con la casa y con la mascota", advirtió.

El experto afirmó que si no hay otra opción que mandar la mascota a una guardería, lo recomendable es elegirla con tiempo, pidiendo referencias al veterinario.

"Lo ideal es hacer una adaptación previa: llevar al animal un par de veces antes al espacio para que lo conozca y lo asocie a un lugar de alegría y no de abandono", aconsejó.

Para el profesional, "es imprescindible que el dueño conozca al lugar físico, que debe ser amplio en el caso de los perros y seguro para los gatos, que suelen escaparse, y es recomendable conocer al personal y consultar si tiene dónde recurrir en caso de una emergencia".

"Quizá parezcan demasiadas precauciones, pero los animales son parte de la familia, y si uno se hace cargo de una mascota le tiene que brindar los cuidados necesarios y asegurarse de que esté bien cuando uno no está presente", dijo Romero.

En la Capital Federal y alrededores las guarderías cobran entre 50 y 100 pesos por día.


En la Capital Federal y alrededores estos lugares cobran entre 50 a 100 pesos por día, y en general el dueño debe proveer, además, el alimento.

Los requisitos habituales son que los animales tengan libreta sanitaria al día, particularmente la vacuna antirrábica; llevar pipetas para las pulgas, ingresar limpios y no tener conductas agresivas. La mayoría excluyen, por precaución, a las razas con más fama de agresividad como la pitbull o rottweiler.

Los pensionados de perros suelen ser espacios verdes amplios, aunque también hay hogares que alojan un número reducido de animales, con atención más personalizada.

Susana organizó el Rincón Mascotero en una casa de familia en el barrio porteño de Monserrat.

"Paso la mayoría de las fiestas en casa, sola con los perros, porque no se los puede dejar solos en esos días. Amo a los animales, si no es imposible realizar este trabajo", contó.

En este espacio los animales no están atados ni encerrados, y tienen actividades acordadas con sus dueños al ingresar. A los requisitos de otros espacios, Susana agrega que estén castrados.

"Luego trabajo en la adaptación de la mascota al espacio. Primero solo y después de a poco con el resto del grupo. Nunca he tenido problemas, de hecho los perros hasta duermen en mi cama", reveló.

Además del trabajo que realiza en la guardería, Susana rescata perros callejeros a los que alimenta y cuida hasta darlos en adopción.

La veterinaria Leocan tiene una quinta en Belgrano, donde recibe a sus pensionistas, que luego lleva a Escobar, en el norte del conurbano, donde posee instalaciones para cien mascotas.

Allí diferencian los animales chicos de los grandes, pero procuran que todos se integren y jueguen en el parque durante el día, para que descansen de noche.

Su propietario, Leonardo Mastracchio, anunció que ya inauguró una gatera, un espacio cerrado, acondicionado para garantizar la diversión de los gatos, con una tarifa de 80 pesos diarios.

"En esa habitación no puede haber más de diez gatos porque el trabajo con estos animales es más intenso que con los perros. Requieren de mucha adaptación, ya que los felinos sufren mucho los cambios de ambiente y al principio no sociabilizan", explicó.



Rosa cuida perros en una casa de familia de Almagro. "Comencé con una amiga de mi prima que me dejó su perrito hace cuatro años. Me encantó la experiencia. Yo tengo un cocker pero hasta ese momento no se me había ocurrido armar una guardería canina. Hoy ya tengo mi clientela", comentó.

Rosa pide a los dueños que con los animales traigan "sus cosas: donde duermen y sus juguetes, de esta manera los animalitos extrañan menos".

En cuanto a llevar las mascotas de viaje en automóvil con la familia, Romero recomienda que si es perro, sea atado con un cinturón especial de seguridad. "Ante una maniobra brusca no sólo se salva al animal, sino que se evita que vaya como un proyectil contra las personas que están en el auto", aclaró.

En cuanto a los gatos, el experto dijo que deben viajar en su jaula de transporte. Ambas especies requieren parar cada dos horas para "hacer sus necesidades, tomar agua y caminar un poco", dijo.

Romero sugirió "llevarles su comedero, bebedero y, para los gatos, la bandeja sanitaria. Es conveniente que se lleve el alimento balanceado acostumbrado, así como el agua de la canilla que habitualmente consumen, para evitarles diarreas", detalló.

En la playa, es importante no exponer la mascota al sol en horas pico y, en caso de que se metan al mar, evitar que ingieran mucha agua y enjuagarlos luego para que la sal no impregne el pelaje.

En todos los casos conviene colocarles una chapita con un número de teléfono, viajar con la libreta sanitaria y las vacunas al día, y llevar el número del veterinario para urgencias.