18.12.2012 19:06
Daniel Casas
etiquetas
VENEZUELA

Cabello no descarta que posterguen la fecha de asunción de Chávez

El primer vicepresidente de Hugo Chávez, Diosdado Cabello, “a título personal”, piensa que no debería descartarse un aplazamiento de la asunción prevista para el 10 de enero.



“No se puede someter la decisión de todo un pueblo a un solo día, por más que lo diga la Constitución”, afirmó el también presidente de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) venezolana.

Cabello, uno de los hombres fuertes del gobierno y el PSUV, que acompaña a Chávez desde que era capitán del Ejército y se sublevó en 1992, dijo esto durante un diálogo informal que mantuvo con algunos periodistas, entre ellos este enviado de Télam, al finalizar una conferencia de prensa en la que evaluó las elecciones regionales del último domingo.

“Hay un antecedente de un alcalde que postergó por tres meses su asunción, no recuerdo su nombre ahora, pero es un dato cierto, y es que no se puede interpretar una ley con rigidez”, aseguró al fundamentar su opinión sobre la eventual postergación de la asunción.

“Seguramente la oposición estará esperando el 10 de enero para presentarse ante el TSJ (Tribunal Supremo de Justicia) con la Constitución y pedir que se cumpla con esa letra, pero yo creo que hay que interpretar las leyes positivamente y que no se puede anteponer la rigidez de una fecha a la voluntad popular”, agregó Cabello.

-¿Esa será una propuesta del PSUV o de la Asamblea Nacional?- preguntó Télam.

-No, en todo caso quien resolvería sería el TSJ, pero reitero que esta es una idea, un deseo personal. En el gobierno y en el PSUV no se ha trabajado sobre otra hipótesis que no sea la de Chávez recuperado y gobernando -respondió.

Estos comentarios, aunque no representen una postura oficial, como se preocupó en recalcar Cabello, dan por primera vez la pauta de cuál puede ser la estrategia que plantee el oficialismo venezolano si, como se prevé, el estado de salud de Chávez no le permite asumir el próximo 10 de enero.

La Constitución, reformada en 1999 bajo el primer mandato de Chávez y enmendada tras un referendo en 2009, prevé que si un presidente electo no puede asumir el cargo en la fecha prevista, el titular de la Asamblea Nacional debe convocar a nuevas elecciones en 30 días.

Chávez fue operado el martes pasado y desde ese día y hasta el domingo, el gobierno informó al menos dos veces por día sobre su evolución, pero desde ayer y hasta bien entrada la tarde de hoy no hubo novedades oficiales.

Cabello aseguró que el jefe del Estado estaba “bien, estable, igual”, y no descartó la posibilidad de que esta noche se divulgara un nuevo reporte.

Durante la charla informal, Cabello admitió que no habló personalmente con Chávez, pero aclaró que se comunica con él por intermedio de quienes lo acompañan en La habana, donde se repone de la cuarta operación en un año y medio para combatir el cáncer que padece.

Desmintió que además del sangrado “importante” que padeció durante la operación, del que se informó oportunamente, haya tenido fiebre, y aseguró que “el comandante está de buen humor y una de las primeras cosas que dijo cuando su estado pasó de reservado a estable es `aca no hay comida`”.

En la conferencia de prensa -en la que estuvo rodeado por la vicepresidenta de la Asamblea, Blanca Eekhout; el gobernador electo del estado Guárico, Ramón Rodríguez Chacín; el jefe del Comando Carabobo (de campaña del PSUV), Jorge Rodríguez, y el ministro de Deportes, Héctor Rodríguez Castro­-, Cabello fue en cambio más escueto cuando le preguntaron por la salud de Chávez y las perspectivas para el 10 de enero.

“No nos manejamos sobre supuestos; hay una fecha puesta por la Constitución; esperamos que el presidente esté sano y, Dios mediante, así será”, dijo ante las cámaras.

Respecto de las elecciones del domingo, Cabello fustigó a los dirigentes opositores que cuestionaron el resultado en el estado Bolívar, donde el chavista Francisco Rangel fue reelecto por escaso margen.

“Ese señor, por llamarlo de alguna manera, que ganó la gobernación de Miranda”, dijo en alusión al líder opositor Henrique Capriles Radonski, “tiene el tupé de cuestionar los tres puntos de diferencia que sacó nuestro candidato en Bolívar y no cuestiona los cuatro puntos con que él ganó en su estado; así es la derecha”, dijo con ironía.

También recordó a quienes cuestionaron que el chavismo pusiera como candidatos a gobernadores a dirigentes de otros distritos.

“Hablaban de paracaidistas; bueno, se ve que los paracaidistas cayeron con buen pie; ellos no entienden que todos los candidatos fueron de Chávez, que los votos fueron de Chávez, porque no entienden el amor casi religioso que los chavistas tenemos con nuestro comandante, y no lo entienden porque ellos sólo saben de intereses”, dijo Cabello.