Logo Telam

Sociedad

01.11.2012 23:33

Comenzaron los alegatos de los abogados defensores en el juicio por Marita Verón

El abogado Cergio Morfil pidió la abosolución de María Jesús Rivero y de su hermano Víctor, sus defendidos en el juicio por la desaparición de Marita Verón, ya que a su entender "no hay indicios" para acusarlos del hecho.

"María Jesús Rivero está acusada solo por haber sido, hace 15 años, la esposa de la `Chancha` Ale", aseguró Morfil, quien advirtió que "no es responsabilidad de ella" la ausencia de Marita.

La `Chancha` Ale es supuestamente uno de los cabecillas de un grupo con antecedentes policiales, que presidió el club San Martín de Tucumán hasta que debió renunciar el año pasado por problemas de salud y debido a una orden de detención de la Justicia provincial.

El abogado querellante José D`Antona pidió ayer al tribunal que reabra el caso y que se investigue a Ale y al ex gobernador Julio Miranda, entre otros, por tener alguna responsabilidad en la desaparición de Marita Verón.

Sobre la situación de Víctor Rivero, su otro defendido, sostuvo que "de lo que dijo Simón Nieva nada se pudo corroborar", y resaltó que "hay criterios jurídicos para la valoración de lo que son las declaraciones de los testigos y es necesario que cuenten lo que hayan visto".

"El dice que le cuentan pero no le cuenta cualquier persona sino la persona que supuestamente habría cometido el hecho (Víctor Rivero)", agregó.

Morfil fue el primer abogado defensor que expuso su alegato durante el juicio por la desaparición de Marita Verón, que al finalizar la jornada pasó a un cuarto intermedio hasta el lunes.

Durante su exposición, Morfil desvinculó a María Jesús Rivero del denominado grupo de La Rioja, ya que "no consta en ningún registro telefónico prueba alguna de comunicación entre mi defendida y los imputados riojanos".

El letrado afirmó que "junto a mis clientes estamos en contra de la trata de personas y entendemos a Susana (Trimarco) como madre, pero María Jesus también es madre y a nadie le gusta que se la acuse de un hecho que no ha cometido".

No faltaron los cuestionamientos para Trimarco, quien, según Morfil, "no es la misma" que cuando desapareció su hija, y el manejo de fondos de la Fundación María de los Angeles, destinada a apoyar a víctimas de trata de personas.

"Trimarco ahora tiene una gran cuota de poder", señaló.

El juicio continará el lunes con el alegato del defensor oficial Hernán Molina, que representa a Daniela Milhein, Alejandro González y Humberto Juan Derobertis.

Los abogados querellantes solicitaron 25 años de prisión para los hermanos Rivero, Daniela Milheim, María Azucena Márquez, Carlos Luna, Lidia Medina y Gonzalo José Gómez, José Fernando Gómez.

En tanto, se solicitó 24 años de prisión para Humberto DeRoberti y Andrés González; 23 años y siete meses para Domingo Pascual Andrada; 23 años y seis meses para Mariana Natalia Bustos, y 23 años y seis meses Paola Gaitán.