Logo Telam

Espectáculos

30.07.2012 13:06

Taylor Momsen, protagonista de una noche caliente en Flores

La cantante estadounidense Taylor Momsen justificó la atención que concentró de los medios masivos de comunicación con un concierto que la vio cantar y rockear como pocas mujeres lo hacen actualmente, pero que también incluyó juegos de seducción y caricias con dos fans locales, que terminaron semidesnudas sobre el escenario.

Taylor Momsen, protagonista de una noche caliente en Flores

Ante un público compuesto en su mayoría por adolescentes, en especial chicas, Momsen se presentó por primera vez en la Argentina acompañada de su banda The Pretty Reckless, que con su sonido dejó en claro que está muy lejos de fenómenos edulcorados para adolescentes como Jonas Brothers, Selena Gómez y Demi Lovato.

Los Pretty Reckless son básicamente una banda de hard rock californiano con un sonido que los acerca a Motley Crüe, Buckcherry como así también Papa Roach o del grunge como Soundgarden, con una cantante que tiene un dominio de la escena notable, mucho carisma y que sabe aprovechar la belleza.

Desde el nacimiento de MTV, lo visual forma parte inseparable del rocanrol, y en eso Debbie Harry, de Blondie, fue la precursora, y siguiendo ese ejemplo la también rubia Momsen utiliza toda su belleza en beneficio del show y de su grupo.

Vestida con una remera XXL con la cara del Che Guevara, con largos tajos a los costados, medias hasta arriba de la rodilla y un culotte, Momsen subió al escenario, se hizo dueña de él con sus movimientos pero además demostró que tiene muy buen caudal de voz y que puede cantar de acuerdo a lo que la canción exige.

Varias madres y padres que acompañaron a sus hijas se quedaron con la boca abierta cuando la cantante hizo subir a dos fans argentinas, en medio del show y las fue desnudando, quitándoles las remeras y luego las calzas.

Cuando la canción comenzó a sonar, Momsen se levantó la remera y mostró como sus pezones estaban tapados con sendas XX confeccionadas con cinta adhesiva negra, luego mientras cantaba  acariciaba a las fans, le quitó a una de ellas la remera y ésta quedo con los pechos al aire.

Mientras todo el público gritaba, las dos chicas argentinas subidas al escenario terminaron el show en tanguita, luego de que después de un jugueteo sensual, la cantante también les quitara las calzas.

Desde un principio, los fans demostraron su ansiedad porque se iniciara el concierto coreando el nombre de la cantante, y la banda integrada por el guitarrista y co-compositor Ben Philips

Mark Damon en bajo y el baterista Jamie Perkins, demostró ser una dura unidad de rocanrol.

También conocida por su participación en la exitosa serie “Gossip Girl” y por varias actuaciones en cine, Momsen ha ido construyendo una imagen de chica levemente “rebelde”  de la escena rockera.

Sin dudas, tiene una voz que le permite pasar del alarido, a la balada, del grito al ronroneo mimoso, pero lo más importante es su belleza y su falta de prejuicios para llamar la atención con jugueteos eróticos con la exhibición de su cuerpo.

Las actitudes de Momsen le han valido más de una condena de la conservadora sociedad estadounidense, que prefiere a la princesa nazi del country Taylor Swift o a la cándida Selena Gómez, figura de la escudería Disney.

Las actitudes la emparenten con Courtney Love, la ex líder de Hole, aunque la sensualidad de Momsen es mucho más interesante, como también su gusto musical, que no permite ningún edulcoramiento musical.

La banda tuvo momentos heavies con canciones de su primer CD “Light me up” y con el cover “Aerials” de System of a Down, así como también rockeó seductoramente y le voló la cabeza al público masculino en “Make me wanna die”, “Light me up”, “Just tonight” y “My medicine”.

Mientras tanto, todo estaba listo para los adolescentes, nada de venta de alcohol, baños que parecían camerinos ya que las chicas entraban vestidas de una manera y salían con medias de red, hot pants y botas o borcegos.

Mientras tanto, los padres miraban las paredes del ex Teatro Fénix de Flores, donde quizás en los `80 ellos mismos se trasladaron para ver un concierto de Ratones Paranoicos, Don Cornelio y la Zona, Fricción, Todos tus muertos y la Sobrecarga, entre otros.

Casi sin difusión, ya que su disco recién se edita en Argentina y sus videos no se han emitido en los canales de música locales, los Pretty Reckless llenaron el Teatro, lo sacudieron y parecen haber generado en el público una empatía muy fuerte, que augura un pronto regreso.

La visita sirvió para despejar dudas, Momsen justifica la atención sobre su figura, la banda suena bien rockera y su sonido la aleja de la angustia prefabricada, con imitación del sonido punk-rock, de figuras como Avril Lavigne y Paramore, pero además la acerca a una creciente escena local de bandas con chicas que integran Cirse y NHEM.