Logo Telam

Internacionales

23.06.2012 18:49

Evo Morales atender? el reclamo de los polic?as amotinados

El presidente boliviano, Evo Morales, dijo que su gobierno atenderá las demandas de los policías de baja graduación que se amotinaron para reclamar mejoras salariales, en tanto las fuerzas armadas salieron a las calles a prestar seguridad ante la ausencia de los huelguistas.

"Algunos policías tienen derecho de reivindicar, entendemos, se va a atender" el reclamo, dijo el mandatario en un acto público realizado en una comuna rural del departamento de Cochabamba.

Morales, que no había hecho apariciones públicas desde que arribó de la cumbre Río+20, explicó que su gobierno incrementó los salarios de todo el sector público un 125 por ciento desde que él asumió la presidencia en 2006, pero evitó detallar los incrementos hechos al cuerpo policial.

En tanto, en La Paz, al menos 3.000 policías salieron a protestar en la Plaza Murillo, donde se encuentra Palacio Quemado, la sede del gobierno, y el Congreso, detalló en cable de la agencia DPA.

La protesta no derivó en acciones violentas, a diferencia de lo que sí sucedió ayer, mientras el gobierno y representantes de los amotinados encaran negociaciones que intentan poner fin al conflicto.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, a cargo de las conversaciones, anticipó que el gobierno no tiene intención de sancionar a los amotinados.

El fiscal General del Estado, Mario Uribe, anticipó acciones legales contra los huelguistas, pero Romero aseguró que "en este contexto" no se promoverá ninguna represalia contra los policías amotinados, a pesar de los hechos violentos registrados la pasada semana.

En la ciudad de Cochabamba (centro) un numeroso grupo de policías y sus esposas llegaron hasta la Catedral para "realizar una jornada de oración", informó la red católica Erbol.

En Santa Cruz de la Sierra (este) los policías se mantienen en los cuarteles y han instalado "una vigilia" en los alrededores de la cárcel pública de Palmasola a la espera de los resultados del diálogo, informó hoy la cadena de televisión ATB, citada por DPA.

A través de un comunicado, el Ministerio de Defensa informó que los militares "redoblarán su personal en las principales capitales del país con el patrullaje y vigilancia en las calles".

Los policías piden un salario mínimo de 2.000 bolivianos (300 dólares), cambios en la Ley 101 de Régimen Disciplinario, una jubilación con el cien por ciento en base a su último sueldo y la creación de una oficina de derechos humanos para policías.

El suboficial Edgar Ramos, que participa en nombre de los policías en el diálogo con el gobierno, dijo que las autoridades ofrecieron un aumento de 200 bolivianos (30 dólares) al bono de seguridad ciudadana, "una propuesta que ya ha sido rechazada".

El viernes, los policías de baja graduación saquearon las oficinas del Tribunal Disciplinario en La Paz. Todos los expedientes en esa oficina se sacaron a la calle, donde fueron quemados. En base a la Ley 101, ese tribunal procesaba a los policías por diversas faltas disciplinarias sin derecho a defensa.