Logo Telam

Econom

12.06.2012 11:42

Lorenzino advirti? que "no se sale de una crisis de deuda con m?s ajuste"

El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, afirmó que "no se sale de una crisis de deuda con más ajuste sino con crecimiento, con inclusión social y con creación de empleo", al presentar en Estados Unidos un libro que aborda la caída en default del país en 2001 y la posterior salida de esa situación a partir del canje de deuda en 2003.

El libro lleva como título "Argentina y el Default del 2001: mitos y realidades”, y la presentación fue realizada ayer en la Embajada argentina en Washington en el marco de un acto que estuvo encabezado por su titular, Jorge Argüello; y Lorenzino, y que contó con la presencia de reconocidos académicos norteamericanos.

Ante una sala colmada de invitados, Lorenzino señaló que “este emprendimiento tiene como objetivo mostrar la versión argentina" sobre la cesación de pagos frente "al ataque de parte de los lobbies promovidos o financiados por los fondos buitre, que se dan permanentemente a través de la Justicia pero también a través de acciones mediáticas en el lobby en el Congreso de Estados Unidos”.

"Esta es la versión oficial de cuál es la posición de Argentina respecto del default, de cómo se salió, de cuál es la receta para salir y, fundamentalmente, de cómo desenmascarar a estos fondos buitre que lo único que buscan es intentar hacer fracasar estos procesos de reestructuración como el que ha llevado Argentina”, dijo el ministro a Télam tras disertar en la sede diplomática.

En tanto, ante los asistentes, Lorenzino señaló que la experiencia argentina en el tema deja como mensaje que "no se sale de una crisis de deuda con más ajuste sino que se sale con crecimiento, con inclusión social, con creación de empleo, con mercados robustos que vuelvan a darle a la economía los recursos que esa misma economía necesita para repagar sus deudas".-

Por su parte, al dar inicio al evento, el embajador Jorge Argüello afirmó que la publicación del libro, que próximamente tendrá su versión en español, “representa un esfuerzo sin precedentes de la Embajada de la Argentina en Washington para esclarecer muchos de los conceptos erróneos y las inexactitudes promovidas por ciertos intereses y partes interesadas mal informadas sobre la situación actual de la deuda argentina”.

“Como resultado de las políticas de desendeudamiento no convencionales aplicadas durante el gobierno del presidente Néstor Kirchner, Argentina enrumbó su deuda hacia una senda sostenible, cuyo marco macroeconómico me permite hoy decir que después de las decisiones difíciles tomadas y de grandes sacrificios, Argentina ha dejado de ser parte del problema para convertirse en parte de la solución”, destacó el representante diplomático en EE.UU.

Argüello agregó que el libro “demuestra que es posible desafiar el orden establecido, con frecuencia el verdadero responsable de los colapsos económicos, para encontrar soluciones que beneficien a nuestros pueblos y no a los especuladores financieros”.

Eric LeCompte, director ejecutivo de Jubilee USA Network -organización dedicada a trabajar con asuntos de deudas soberanas-, resaltó que el accionar de los fondos buitre en países pobres o con crisis financieras “es un problema creciente” que debe ser abordado y frenado, y subrayó los “principios esencialmente de respeto para los préstamos y para el endeudamiento”.

Esta discusión, añadió, es “además de cómo es estimulado el crecimiento en un país durante una crisis financiera y es la misma conversación que está dándose en el Congreso (estadounidense), donde ahora están aquellos que están llamando al estímulo de la economía y aquellos que están llamando a más austeridad”.

A su turno, el co-director del Centro de Investigación Económica y Política (CEPR), Mark Weisbrot, destacó que la de Argentina “es una historia muy exitosa”, y en ese sentido: recordó: “Tuvieron una crisis financiera muy seria y aún así en tres meses estaban creciendo y sin ayuda desde afuera, sin salvatajes”.

Weisbrot sostuvo además que tras el crecimiento que comenzó a registrar el país una vez superado el default, “nos tomó como tres años convencer a los periódicos como el Financial Times que, de hecho, había una recuperación en camino en Argentina”.