Logo Telam

Cultura

17.04.2012 19:42
Garc?a Canclini en Buenos Aires

Lo urbano, lo escolar y lo digital: cultura contempor?nea

"Quizás una de las transformaciones más radicales en la concepción de cultura contemporánea sea el entrelazamiento de lo urbano, lo escolar y lo digital", dijo el antropólogo Néstor García Canclini durante las Jornadas Profesionales de la 38 Feria del Libro de Buenos Aires, que el próximo jueves abrirá sus puertas al público en La Rural.

"Todavía los adultos buscamos los libros para conocer, vamos al cine para entretenernos y abrimos la computadora para escribir correos: conocer, entretenernos, leer... los jóvenes parten del principio de que todo eso viene junto, articulando un sistema multimedia donde combinan trabajar y disfrutar, andar por la ciudad y conversar con quien no vemos" en su celular, graficó.

García Canclini abrió así las "Jornadas Internacionales de Educación", con una mirada sobre el aprendizaje y los cambios culturales que vienen de la mano de los jóvenes y el uso de nuevas tecnologías.

"¿Los niños serán reemplazados por pantallas y los centros culturales por Facebook? ¿Dejarán los niños de hacer sus experiencias formativas principales en la casa, escuela y vida urbana para adquirirlas en YouTube y redes sociales de infancia?", ironizó al abrir el encuentro.

"Las principales ciencias sociales dan pocos instrumentos para responder estas preguntas, apenas estamos descubriendo la infancia y adolescencia como objetos de estudio más allá de lo que sabemos gracias a la bibliografía psicológica y psicoanalítica, y sin embargo hoy niños y adolescentes nos interpelan como actores centrales de la vida social", aseveró.

Para García Canclini "los niños son autores, son creativos y los adolescentes mucho más, son innovadores y están obligándolos a repensar todo el tiempo las categorías de la sociedad que hasta ahora creíamos poder entender".

Las destrezas digitales cada vez más tempranas de niños y adolescentes y su capacidad de realizar varias actividades al mismo tiempo -tareas escolares mientras intercambian mensajes de texto y comentan lo que ven TV- muestran su "capacidad de iniciativa, combinación y discernimiento", aseguró.

Esas "innovaciones culturales de niños y adolescentes" abren un nuevo espectro de definiciones culturales, por ejemplo, en el avance de las descargas libre de música y textos e imágenes.

"La organización hegemónica de la producción cultural considera piratería a esas descargas -reseñó-, sin embargo las estadísticas las muestran como un comportamiento mayoritario de jóvenes que se organizan para hacer circular canciones y películas que no podrían conseguir ya sea por falta de dinero o porque esos bienes controlados no están en tiendas ni centros comerciales".

A su entender, "la normalidad con que la mayoría de niños y jóvenes experimentan estas descargas y su comunicación a otros (de una manera libre) obliga a poner entre signos de interrogación la supuesta legitimidad de los modos de producción, circulación  y consumo considerados legales".   

Y también pone en cuestión la perspectiva de la "mercadocracia" que ve en los jóvenes a consumidores en lugar de "prosumidores": "productores, creadores y participantes de la circulación cultural" que "no sólo descargan, sino que `remixean`, reeditan y transforman lo que reciben".

"La imaginación creativa a dejado de estar sólo en manos de agentes de campos especializados como el arte, la edición y la escritura, para formar parte del trabajo cotidiano de la gente común", afirmó.

Para García Canclini llegó el momento de "replantear la pregunta clásica: si se aprende a ser creador, si la creatividad es un don o si la educación la forma".

En este siglo, analizó, "la expansión social de la creatividad no es ya un mero deseo de las vanguardias científicas que reivindican esa potencialidad humana en todos, ni resultado de la buena voluntad pedagógica (...) otras disciplinas colocan ahora a la creatividad en el centro del trabajo, las empresas, la vida cultural y urbana".

"Deberíamos remodelar nuestra concepción de la educación para que esas búsquedas imaginativas para la transformación de la sociedad estén relacionadas no sólo a emprendimientos económicos, sino a formas de solidaridad nutridas en una visión más compleja de estas sociedades globalizadas, y a un espíritu de época que valora más la autonomía y el trabajo independiente con nuevas tecnologías", concluyó.

En diálogo con Télam, por otra parte, se refirió a lo "glocal" -la articulación o entramado entre lo local y lo global- como unos de los desafíos a los que se enfrenta la educación contemporánea.

La ampliación de la comunicación y entretenimientos mediante nuevas tecnologías enfrentan a la educación a nuevos desafíos, "formar en una cultura nacional y aprender a manejarse con informaciones diversas y contradictorias", aseveró.

Con el uso de nuevas tecnologías "se ha ampliado el horizonte de toda la vida social", señaló García Canclini en referencia a dispositivos digitales personales com el iphone o computadoras portátiles, que permiten acceder a los bienes culturales sin  desplazarse físicamente.

Aunque "históricamente en países como Argentina se trataba de articular el desarrollo de una cultura nacional con referentes europeos y más tarde estadounidenses; en nuestro radar ahora hay bienes culturales de Japón como el manga y el animé, cine chino e iraní, programas de televisión de muchos países que llegan a las pantallas no sólo de las grandes ciudades", graficó el estudioso.

A su entender, "en las nuevas generaciones se diversifica el espectro de opciones culturales y educativas", por eso "la educación debe asumir esa diversidad y formar como para tomar decisiones en relación con una complejidad contemporánea que no existía antes".

"Pasamos de un mundo restringido, muy atrincherado en culturas nacionales y a veces étnicas, a un mundo donde siguen importando las etnias, la nación, las identidades locales o urbanas, y a la vez participamos de un conjunto de circuitos comunicacionales que nos relacionan con muchas maneras de vivir en familia, trabajar, tener ocio, placer y aprender", remató.