Télam

Las cautivas modernas son las víctimas de un delito que mutó y evolucionó en los últimos años en la Argentina, la trata sexual. En esta investigación periodística que emprendió un equipo multidisciplinario de Télam, referentes de ONGs, especialistas, funcionarios y víctimas explican cuáles son las nuevas formas de operar de las redes de explotación en distintos puntos del país, sus conexiones internacionales y los vínculos con el narcotráfico.


LOS NÚMEROS DE LA TRATA SEXUAL EN EL MUNDO


El aprovechamiento de la vulnerabilidad de las víctimas es clave en el reclutamiento: la violencia de género, el desempleo, la pobreza y la incompetencia o la complicidad de los distintos niveles del Estado generan una trama de la que resulta difícil escapar.

Más allá de la situación social y económica de las víctimas, en la investigación queda demostrado que cualquier mujer puede ser una potencial cautiva.

¿Cuáles son las nuevas formas de captación, transporte, ablandamiento y explotación sexual en la Argentina?


Imagen
Cautivas

¿CÓMO FUNCIONAN LAS REDES DE EXPLOTACIÓN SEXUAL?

La trata sexual es una problemática compleja y clandestina que afecta a casi todos los países del mundo, ya sea como país de origen, tránsito o destino de las víctimas. El proceso que convierte a una mujer libre en cautiva de una red puede explicarse a partir de las distintas etapas operativas del delito:




EL MAPA DE LA EXPLOTACIÓN SEXUAL


La captación de las víctimas se suele dar en las zonas más pobres. Con promesas de trabajo poco claras, mentiras o de manera violenta, las redes atrapan a las víctimas. Las provincias más afectadas son Misiones, Corrientes, Formosa, Chaco, Catamarca y Santiago del Estero.

Otra porción del mapa nacional oficia como zona de tránsito y ablandamiento donde los delincuentes identifican si una víctima va a generar conflicto. En ese contexto, si la mujer se niega a prostituirse o intenta pedir ayuda, es muy probable que los captores la castiguen con violencia psicológica o física. Santa Fe y Entre Ríos suelen servir para el tránsito y el ablandamiento.

En Buenos Aires, Córdoba y toda la Patagonia la explotación es fuerte. Los especialistas advierten que las condiciones del cautiverio cambiaron en los últimos años. Antes, las víctimas estaban encerradas, sin documentos ni celulares. Ahora, disponen de un teléfono celular, pero las amenazas, la violencia psicológica y el control son de tal magnitud que ya no les sirve para escapar. Aun cuando pueden salir del lugar físico, su situación de extrema vulnerabilidad las deja sin un lugar a donde ir.



LA CONEXIÓN INTERNACIONAL 

El director general de Coordinación Internacional de Interpol, Mario Ferreiro, explicó cómo funciona la trama de la trata sexual a nivel mundial: “Hoy hay directamente conexiones a nivel internacional en donde a las mujeres las trasladan hacia interior del país o hacia el exterior para brindar una nueva perspectiva a la clientela”. Y advirtió que las redes se reproducen porque este delito “es una fuente de ingreso y hasta incluso de lavado de dinero muy grande”.


Imagen
Conexión Internacional

¿QUÉ SON LAS “BARQUERITAS”?


Son cautivas, en general menores de edad, explotadas sexualmente en barcos que se trasladan a lo largo del cauce del río Paraguay. Es una modalidad local de trata basado en un esquema de prostitución itinerante que dificulta el accionar de la Justicia.



UN MARCO LEGAL DE VANGUARDIA

La Argentina fue pionera en la región en generar un marco legal para combatir la trata sexual. La llamada “Ley Palacios” de 1913 fue la primera norma legal en el mundo destinada a luchar contra este delito y, desde ese momento, el país fortaleció un camino normativo en sintonía con el modelo abolicionista.


LA RESPUESTA INSTITUCIONAL

La obligación del Estado es doble: combatir el delito y, además, garantizar la integridad de las víctimas y la restitución de sus derechos.

El Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento de Personas Damnificadas por el Delito de Trata del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos logró rescatar o asistir a 5146 víctimas.

La línea 145, que depende del Programa, recibe los 365 días del año durante las 24 horas denuncias desde cualquier punto del país.

Por otra parte, el Consejo Federal para la Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas integra a los tres poderes del Estado para articular la asistencia a las víctimas y prevenir el delito.

Si bien la respuesta de la Justicia dista de ser ideal, en los últimos años aumentó notablemente la cantidad de denuncias y de sentencias condenatorias, que promedian cincuenta por año desde 2014.
   

LOS RESCATES EN LA ÚLTIMA DÉCADA
ABRIL 2008 - JUNIO 2017
 


LOS JUICIOS CON CONDENAS


LAS PALABRAS, VITALES PARA AYUDAR A LAS VÍCTIMAS

La Doctora en Comunicación Noor Jiménez Abraham es especialista en género y explica cómo es el tratamiento que los medios le dan al tema. ¿Qué temas se evitan? ¿Qué palabras se eligen? ¿Cómo contar las historias de vida de las cautivas sin revictimizarlas?


NOOR JIMENEZ ABRHAM - DRA. EN COMUNICACIÓN ESPECIALISTA EN GÉNERO
 

En el lenguaje cotidiano, el uso de algunas palabras o expresiones van en contra de los avances que la sociedad y la ley hicieron para enfrentar la trata sexual.


LAS EXPRESIONES EN LA TRATA


LA EXPERIENCIA DE PELLONI

La madre Martha Pelloni, que en la década del 90 encabezó las marchas del silencio por el crimen de María Soledad Morales, es hoy la coordinadora de la Red Infancia Robada, una organización no gubernamental integrada por 35 foros diseminados a lo largo del país que trabaja con el fin de articular acciones, sensibilizar, capacitar y asistir víctimas de tráfico y trata de personas, del abuso infantil, la explotación sexual infantil y las adicciones.


Imagen
La experiencia de Pelloni


UN REFUGIO PARA RECUPERAR LA LIBERTAD

Desde hace más de una década que Claudia Lascano trabaja como coordinadora de la Red Alto al Tráfico y a la Trata en la provincia de Misiones. “Al principio no sabíamos bien qué era la trata ni cómo funcionaba. Solo sabíamos que a muchas chicas les ofrecían trabajo, se las llevaban y nunca más se volvía a saber de ellas”, recuerda sobre los comienzos al frente de la Red.

En Garupá funciona el refugio de la Red para las víctimas rescatadas. Entre muros bajos, grandes ventanales y en medio de una imponente arboleda, la organización contiene y ayuda a las víctima para que puedan dejar atrás el cautiverio, iniciar la recuperación y finalmente, reinsertarse en la sociedad.



Imagen
Refugios