Imágen logo de Télam

Accesible

Versión sólo texto

05/03/2013

> Nota

DROGAS17:09 horas

La ONU reconoce los tratamientos para drogadependientes de la Argentina

El servicio de Naciones Unidas para fiscalización de estupefacientes reconoció en su informe anual a los programas argentinos de tratamiento y rehabilitación de drogadependientes en un panorama mundial de creciente consumo.

El subsecretario de Estado para el Control de Sustancias Psicoactivas, Julio Postiglioni, precisó el capítulo argentino en la sede de la ONU en Buenos Aires e indicó que, con la detección de "32 centros de procesamiento de cocaína en 2011, se registró una disminución respecto del período 2007-2009".

A través de información brindada por los gobiernos, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) determina las deficiencias de los sistemas de control de los países para que no se produzcan desviaciones de drogas de fuentes lícitas, médicas y científicas a canales ilegales.

"Si bien se había registrado un aumento en la cantidad de centros de procesamiento ilícito en 2007-2009, en el 2011 se verifica una importante disminución", afirma un documento de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar).

El organismo observa que "sólo un 50% de los centros detectados puede ser relacionado a procesos de fabricación de derivados de coca (cristalización para obtener clorhidrato de cocaína), mientras que el restante 50% se relaciona a actividades de adulteración o fraccionamiento".

El informe internacional reporta que "pese a haberse comunicado la disminución del consumo de cocaína en algunos países de la región, entre ellos Argentina y Chile, la solicitud de tratamiento por dependencia de la cocaína superó la de tratamiento por dependencia de toda otra droga ilícita".

También reconoce la "adopción por parte del Gobierno argentino de medidas para hacer extensivos los programas de prevención y los servicios de tratamiento y rehabilitación a todos los sectores de la población, incluso a nivel provincial".

La JIFE enfatizó la existencia en Argentina de programas "de prevención del uso indebido de drogas en instituciones docentes, para las familias, en el lugar de trabajo y en las cárceles", así como "programas comunitarios de prevención".

Otra medida nacional rescatada por la JIFE es "la preparación de un código de conducta voluntario para la industria química" y el  "plan federal de inspección en las entidades que trabajan con sustancias sometidas a fiscalización", en especial las que utilizan precursores con los que se puede fabricar cocaína.

"No se verifica en el caso argentino" la incautación de importantes cantidades de estimulantes de tipo anfetamínico en 2011, dijeron expertos de Sedronar, que requirieron a la JIFE un ajuste en su informe, que menciona genéricamente a la región sudamericana.

La mayor prevalencia anual de consumo de cannabis en la población en general en América del Sur se registró en Uruguay (8,3%), Chile (4,9) y Bolivia (4,5%); Argentina reporta 3,7%, en tanto un  habitante cada 100 consume cocaína y crece la tendencia al consumo de éxtasis en adolescentes, indicaron los expertos.  

La lucha contra el narcotráfico requiere "permanente articulación entre agencias y poderes del Estado", dijo Postiglioni a Télam.

Así, se debe trabajar "con el recientemente designado Félix Crous, Procurador Adjunto en Narcocriminalidad; con la autoridad política de las Fuerzas de Seguridad; la Unidad de Información Financiera; colaborando en el control del desvío de precursores químicos e incluso en seguir la ruta del dinero de la ganancia de esta actividad, que es inimaginable", explicó.

"La ganancia del narcotráfico es abultadísima y quien arranca en esta actividad ilegal como parte de una organización dedicada a la venta minorista de estupefacientes, a medida que va creciendo dentro de la organización, en muy poco tiempo puede llegar a ser un gran empresario", advirtió.

Postiglioni consideró que "la habilidad como Estado nacional es tratar de que esto no crezca, porque una vez que se transforma en un gran empresario, es mucho más difícil la persecución penal".

Además de alertar sobre el abuso de tranquilizantes con prescripción médica, la JIFE llamó a los gobiernos a emprender una acción decisiva respecto a "la proliferación sin precedentes y el consumo de nuevas sustancias psicoactivas", que plantea un grave peligro para la salud pública como tendencia mundial.

Las llamadas drogas de diseño o de fórmula manipulada sostienen una creciente producción y consumo, como para pasar de cinco nuevas por año en el mercado en el período 2000 a 2005, a la aparición de una sustancia sintética por semana en la actualidad.  

Con 49 nuevas sustancias, la Unión Europea estabilizó en niveles altos la permanente aparición de nuevas sustancias psicoactivas, con un alto índice de politoxicomanía -asociada predominantemente al alcohol- y elevada prevalencia de VIH-SIDA en personas dependientes de drogas inyectables, informó la ONU.